Nacional


AMLO pide un año más para consolidar la transformación

Irreversible. Espera que sea imposible regresar a la “época del oprobio”; presume que ha cumplido 89 de 100 compromisos. Desafíos. Reconoce pendiente en seguridad, y que no ha habido crecimiento, pero sí una mejor distribución de la riqueza

AMLO pide un año más para consolidar la transformación | La Crónica de Hoy

Ante miles de sus seguidores, que llenaron el Zócalo capitalino, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió un año más para consolidar la transformación que tiene en marcha en el país y vaticinó que al terminar 2020 ya estarán establecidas las bases para la construcción de una patria nueva, por lo cual será imposible que los conservadores puedan revertir esos cambios “para regresar a la época del oprobio que significó el periodo neoliberal”.

“Estoy seguro de que cuando cumplamos dos años de gobierno los conservadores ya no podrán revertir los cambios o para no ser tan tajante, tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder a los tiempos aciagos de la ­corrupción, de los contratos leoninos, de la condonación de impuestos, de los fraudes electorales, del abandono a los jóvenes, del racismo, del desprecio a los pobres, y del ‘mátalos en caliente’”, sostuvo.

Para entonces —agregó— ante cualquier circunstancia, será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el periodo neoliberal o neoporfirista.

Al celebrar un año de su gobierno, López Obrador reconoció que  de los 100  compromisos  que hizo hace justamente un año en este Zócalo, sólo ha cumplido 89  por lo cual 11 están pendientes.

De hecho reconoció que tampoco ha habido el crecimiento económico deseado en el país pero sí una mejor distribución de la riqueza y también admitió que la inseguridad es  el mayor desafío que enfrenta su administración.

“La disminución de la incidencia delictiva en el país constituye nuestro principal desafío pero estamos seguros de que vamos a serenar a México con el apoyo del pueblo y con el trabajo coordinado de todo el gobierno, con perseverancia, profesionalismo, honestidad y, sobre todo, con acciones guiadas por el principio de que la paz es fruto de la justicia”, estableció.

López Obrador  consideró que en este primer año “avanzó mucho” en la transformación que busca para México, pero admitió que estamos en un proceso de transición donde “lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer”.

“Eso sí, no estamos simulando ni jugando, está en marcha una nueva forma de hacer política; ya no es más de lo mismo, ahora nos regimos por la honestidad, la democracia y el humanismo”, estableció.

LEALTAD SIN CORTAPISAS. En medio de la molestia que existe en algunos sectores de las fuerzas armadas por sucesos como el llamado “culiacanazo”, López Obrador reconoció el papel del Ejército en México e incluso pidió un aplauso para él  y aseguró que la lealtad de las Fuerzas Armadas no está en duda.

“La lealtad de las Fuerzas Armadas no está en duda”, afirmó.

López Obrador reconoció que el “cualiacanazo”, en que el gobierno se vio obligado a liberar a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, fue la “prueba de fuego” para su política de combate a la inseguridad; se prefirió liberar al presunto narcojunior que  poner en riesgo la vida de decenas de personas.

“Podrán decir nuestros adversarios que demostramos debilidad, pero nada vale más que la vida de las personas”, justificó.

En ese sentido arremetió de nueva cuenta contra el expresidente, Felipe Calderón a quien atribuyó esa  “guerra irresponsable” que desató contra el crimen organizado y que dejó miles de muertos en México, pero recalcó que su gobierno no retomará esa estrategia.

Aseguró al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se hará justicia en el caso del asesinato de miembros de la familia LeBarón a manos, supuestamente, del crimen organizado y si bien le agradeció su disposición a cooperar con este caso y a luchar contra los cárteles de la droga, López Obrador advirtió a su homólogo que no permitirá que se vulnere la soberanía mexicana.

López Obrador se refirió al asilo que otorgó al expresidente Evo Morales y justificó la medida al acusar que el exmandatario fue objeto de un golpe militar.

“Evo no sólo es nuestro hermano que representa con dignidad al pueblo mayoritariamente indígena de Bolivia. Evo fue víctima de un golpe de Estado. Y desde México para el mundo, sostenemos: democracia sí, militarismo no”, indicó.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -