Opinión


António Guterres

El secretario general de la ONU ha reaccionado con rapidez ante la crisis en Bolivia. Sólo pocas horas después de que el expresidente Evo Morales pidiera ayuda a la comunidad internacional, incluida la del papa Francisco, el portugués nombró al diplomático francés Jean Arnault, con amplia experiencia en resolución de conflicto. Hasta finales del pasado año el representante especial de la ONU para Colombia y además ha servido como enviado para Georgia, Afganistán, Burundi y Guatemala. Dada la división extrema en el país andino, con un gobierno indigenista y laico derrotado y un gobierno interino fundamentalista cristiano, la mediación internacional es vital para garantizar elecciones limpias y en el menor tiempo posible.

António Guterres | La Crónica de Hoy

 El secretario general de la ONU ha reaccionado con rapidez ante la crisis en Bolivia. Sólo pocas horas después de que el expresidente Evo Morales pidiera ayuda a la comunidad internacional, incluida la del papa Francisco, el portugués nombró al diplomático francés Jean Arnault, con amplia experiencia en resolución de conflicto. Hasta finales del pasado año el representante especial de la ONU para Colombia y además ha servido como enviado para Georgia, Afganistán, Burundi y Guatemala. Dada la división extrema en el país andino, con un gobierno indigenista y laico derrotado y un gobierno interino fundamentalista cristiano, la mediación internacional es vital para garantizar elecciones limpias y en el menor tiempo posible.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -