Opinión


Antonio Lazcano

A pesar de los problemas que ha enfrentado, el profesor emérito de la UNAM y Premio Crónica no quita el dedo del renglón y señala abiertamente el problema de la falta de recursos, pero, dice, no sólo se trata de los económicos; “Utilicemos el término ‘inversión’, que no me gusta, pero el avance de la ciencia implica una claridad de parte de la sociedad de proporcionar recursos económicos, pero también una comprensión social que ahora se está perdiendo; porque el discurso presidencial —que señal que los científicos forman mafias, en un país donde las mafias son una realidad— refiere que más vale ‘una buena persona que el rigor científico’, lo que finalmente provoca que ese ambiente antintelectual, de confusión e ignorancia sobre la ciencia se revierta contra las universidades”. ¡Maestro!

Antonio Lazcano | La Crónica de Hoy

A pesar de los problemas que ha enfrentado, el profesor emérito de la UNAM y Premio Crónica no quita el dedo del renglón y señala abiertamente el problema de la falta de recursos, pero, dice, no sólo se trata de los económicos; “Utilicemos el término ‘inversión’, que no me gusta, pero el avance de la ciencia implica una claridad de parte de la sociedad de proporcionar recursos económicos, pero también una comprensión social que ahora se está perdiendo; porque el discurso presidencial —que señal que los científicos forman mafias, en un país donde las mafias son una realidad— refiere que más vale ‘una buena persona que el rigor científico’, lo que finalmente provoca que ese ambiente antintelectual, de confusión e ignorancia sobre la ciencia se revierta contra las universidades”. ¡Maestro!

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -