Nacional


ASUR anuncia inversiones de $2,700 millones para el aeropuerto de Cancún

Permitirá que las aeronaves abandonen rápidamente la pista donde aterricen haciendo posible un mayor número de operaciones.

ASUR anuncia inversiones de $2,700 millones para el aeropuerto de Cancún | La Crónica de Hoy

Fotos: Especiales

Aeropuertos del sureste —ASUR— que preside Fernando Chico Pardo y dirige Adolfo Castro, inició ampliaciones a las áreas de rodaje en el aeropuerto de Cancún, Quintana Roo, lo que permitirá que las aeronaves abandonen rápidamente la pista donde aterricen haciendo posible un mayor número de operaciones. Al mismo tiempo se dio inicio a la ampliación del edificio y plataforma de la terminal 4.

En la ceremonia en la que se dio el banderazo de inicio a estas obras estuvieron presentes el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez; Carlos Joaquín González, gobernador del Estado de Quintana Roo; María Lezama Espinosa, presidenta Municipal de Benito Juárez, así como Carlos Trueba Coll, director del Aeropuerto de Cancún.

La ampliación del edificio de la terminal 4 contempla la construcción de 8,987 metros cuadrados, seis puertas de abordaje con aeropasillos, 720 asientos en la sala de última espera, así como 104 metros de bandas de reclamo de equipaje para vuelos internacionales, lo que incrementará su capacidad de atención a pasajeros de 10 millones que tiene actualmente a 14 millones anuales.

Durante el evento se dio a conocer que en este mismo año se invertirán 2,700 millones de pesos entre distintos proyectos tales como ampliaciones de la terminal 3 y sistemas de revisión de equipaje documentado de las terminales 2 y 3, así como la rehabilitación de ambas pistas con sus rodajes y plataformas de aviación comercial.

UN POCO DE HISTORIA. La historia de Cancún está vinculada de manera estrecha con la construcción de su aeropuerto internacional. No hay que olvidar que se trata de un Centro Integralmente Planeado, uno que partió de cero, como una propuesta del Banco de México para equilibrar la balanza de pagos en la segunda parte del sexenio de Gustavo Díaz Ordaz en la década de los años 60. Se eligió el lugar, enfrente de Isla Mujeres, un paraíso en la Península de Yucatán, y comenzaron los trabajos de infraestructura entre los que tuvo un lugar muy destacado la construcción del aeropuerto, cuyo diseño fue encomendado al ingeniero Sigfrido Paz Paredes. La terminal fue inaugurada en 1973. Hoy es el aeropuerto que recibe más vuelos internacionales en el país. La elección del sitio fue un acierto histórico que cambió la historia de la península, y también la del país.

Los expertos recuerdan que a finales de los 60 la Península de Yucatán enfrentaba un grave problema de desempleo derivado de la caída internacional del precio de los productos derivados del henequén, que durante el siglo pasado generó una industria millonaria para algunos hacendados y que se basaba en la explotación de los campesinos peninsulares. En un texto clave, el ingeniero Darío Flota apunta que el surgimiento de productos de plástico derivados del petróleo, con un menor costo de producción fue golpeando el mercado del henequén —con el que se elaboraban cuerdas, sogas, cabos para barcos y tapetes—, y junto con otros factores políticos y señalamientos de malos manejos terminaron con esta gran industria que empleaba a casi todo el campesinado yucateco. Resulta irónico pensar, hoy, que las sociedades buscan evitar productos plásticos y buscar soluciones de origen natural, recordemos la gran industria henequenera prácticamente limitada a algunos casos de utilización marginal más con fines de experiencia turística como reminiscencia del pasado.

Sigfrido, en sus propias palabras. Como apuntamos líneas arriba, el aeropuerto fue encomendado a Paz Paredes, quien nos brinda testimonio de primera mano de aquella epopeya ingenieril. Fallecido en el 2012, así lo relató Sigfrido en sus propias palabras para una revista caribeña, hace más de una década:

“Soy un chilango embotellado de origen, porque nací en el DF en La Lagunilla. Estudié la carrera de Oficial de Operaciones Aéreas en el Centro de Adiestramiento de Aviación Civil de las Naciones Unidas. Llegué a trabajar para Aeroméxico, Mexicana, American Airlines y Canadian Pacific, en esta última durante 10 años, casi hasta ser gerente de operaciones para América Latina de Canadian Pacific. En ese momento, para ascender, tenía que adoptar la residencia canadiense y decidí que no, y entré a trabajar al gobierno de México, a la Secretaría de Comunicaciones. Fui experto en planeación de aeropuertos.

“Me tocó planear la primera ampliación del aeropuerto de la Ciudad de México. De ahí el Banco de México me contrató para planear el desarrollo del aeropuerto de Cancún y de Ixtapa Zihuatanejo, así como la negociación con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo; pero ya metidos en gastos, Antonio Enríquez Savignac, director entonces de Infratur, dijo: ‘Bueno, hacer un aeropuerto es casi tan complicado como hacer un centro turístico, ¿qué tal si te quedas de director del Proyecto Cancún?’. Con susto, acepté; se trataba de un proyecto complicadísimo, la construcción de un destino que se concibió sin gente, pero ha sido el trabajo más interesante que he tenido en mi vida”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -