Opinión


Autoaceptación

Autoaceptación | La Crónica de Hoy

Todos al menos en algunos momentos reflexionamos sobre nuestro camino, tratando  de  descubrir  cuáles son el motivo, la razón y el sentido por los  que vinimos a esta vida, el significado de la misma, lo que llamamos nuestra misión. A veces acertando, a veces errando. Todo es válido mientras continuemos en la búsqueda. Lo importante es no conformarnos, no resignarnos con nuestras antiguas creencias o carencias como si fueran las únicas, y como si nosotros fuéramos ya un producto terminado. No cerrarnos nunca a la expectativa maravillosa de seguir creciendo interiormente.

Es menester aceptar que sólo podemos empezar a crecer desde el punto en que hoy nos encontramos. Es decir, que nuestro crecimiento interior no tiene que ver con el pasado o con el futuro. Que yo, hoy, sólo soy la persona que soy ahora. únicamente puedo ser yo con mis alcances y limitaciones. La verdad es simple y abrumadora. Yo soy yo, con mis defectos y virtudes, y así debo aceptarme.

Desde este punto en el que me encuentro es desde donde debo plantearme mis retos, y mis expectativas.

Los hechos son como son. La realidad se manifiesta con crudeza pero con veracidad sólo en el presente. Nada es cómo habría podido ser, como quisiéramos que fuera, como debería ser, o como los demás imaginan que es. Simplemente es como es.

Esto no implica que nos resignemos o abandonemos a la idea de los hechos definitivos, sino solamente que seamos capaces de comprender la realidad en la que estamos inmersos, porque sólo reconociéndola y partiendo de ella podremos efectuar los cambios que requerimos para mejorarla.

Muchas de nuestras inquietudes e inconformidades derivan del desconocimiento y la falta de aceptación de nuestro yo profundo, y del intento constante de tratar de ser quienes no somos. Lo anterior también es aplicable a nuestro semejante, aquel que tenemos enfrente. Significa que “el otro” es quien es ahora. No es el que necesito que sea  o el que me conviene que sea, no es el que fue ayer o será mañana. Sólo si lo acepto realmente como es ahora, lo estaré respetando.

La autoaceptación también pasa por nuestro cuerpo físico. Debemos aceptarnos, amarnos, apapacharnos y estar agradecidos por la utilidad que nos brinda nuestro cuerpo el cual es creación divina. Saber que la perfección no existe en la Tierra, y que los prototipos de belleza de los medios de comunicación son subjetivos, ninguno es universal. Ya que lo que en occidente parece maravilloso en oriente puede ser despreciado y viceversa. Lo mismo pasa en el norte en  relación con el sur. Y habiendo tal variedad de gustos, nuestro principal y particular atractivo, en realidad nunca tiene o tendrá competencia.  Simplemente seamos campeones en nuestra propia lucha por ser mejores.

 

Mail: corzoalma17@yahoo.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -