Metrópoli


Bar Heaven, el plagio que dio pie a la rivalidad sangrienta en Tepito

Hace seis años, fueron secuestrados 13 jóvenes en un bar de la Zona Rosa, y tres meses después, hallados en una fosa clandestina en Tlalmanalco

Bar Heaven, el plagio que dio pie a la rivalidad sangrienta en Tepito | La Crónica de Hoy

Un domingo como el de ayer, hace seis años, sacaron a 13 jóvenes del Bar Heaven. Los subieron a una camioneta. Tres meses después sus cuerpos fueron encontrados en Tlalmanalco, Estado de México.

El hecho fue el detonante de la disputa sangrienta entre los grupos criminales La Unión de Tepito y la Anti-Unión.

“Un domingo como hoy  se los llevaron… y ya no los volvimos a ver”.

Ayer, en el bar, ubicado sobre la calle Lancaster, colonia Juárez, los padres pidieron justicia por sus hijos, cuyos cuerpos fueron encontrados en una fosa clandestina.

Frente al inmueble donde aquella ocasión los jóvenes fueron sorprendidos por sicarios de Tepito, los padres de familia y familiares colocaron en el suelo flores de papel y, mientras las depositaban, pidieron a las autoridades que se dé a conocer la verdad del caso.

De acuerdo con la investigación de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, la organización delictiva denominada La Unión de Insurgentes plagió a los jóvenes del barrio de Tepito y los mató en un rancho en el Estado de México.

Lo anterior en venganza por el asesinato del narcomenudista Horacio Vite Ángel, El Chaparro, quien fue hallado sin vida el 24 de mayo de ese año afuera del bar Black, en la colonia Condesa.

La procuraduría capitalina detuvo a Joel Eduardo Galicia Espíndola, quien reconoció haber participado, junto con otros cómplices, en el secuestro y homicidio de los  jóvenes de Tepito el 26 de mayo del 2013.

Ante las autoridades ministeriales, afirmó que el móvil de los hechos fue para vengar el asesinato de El Chaparro, afuera del antro Black en la colonia Condesa.

El joven de ahora 30 años declaró que recibió órdenes de los líderes de la banda de La Unión de Insurgentes, por lo que acudió la mañana del domingo 26 de mayo a la calle de Lancaster, en la Zona Rosa, pues tenía conocimiento de que ahí se encontraban varios sujetos relacionados con el homicidio mencionado.

Ya en el establecimiento, el probable responsable, junto con otros cómplices, seleccionaron a las víctimas para secuestrarlas y posteriormente ejecutarlas.

El entonces procurador de Justicia del DF, Rodolfo Ríos Garza, indicó que con las declaraciones del detenido, quien cuenta con antecedentes penales por los delitos de robo de vehículo y narcomenudeo, se fortalece la hipótesis respecto al móvil del secuestro: la pelea entre dos bandas antagónicas dedicadas al narcomenudeo que buscaban mantener el poderío en la venta de droga.

RENCILLAS. La Procuraduría capitalina confirmó que Jerzy Ortiz, hijo de Jorge Ortiz, El Tanque, tenía rencillas directas con Horacio Vite Ángel, el narcomenudista fue asesinado afuera del bar Black el 24 de mayo de 2013, dos días antes del rapto en el after Heaven.

Bryan Enrique Torres Razo, miembro del grupo delictivo La Unión, detenido por la PGJ, reveló que el hombre asesinado en la Condesa y  Jerzy, secuestrado en la Zona Rosa, tenían broncas.

Él motivo, según explicó el detenido ante el Ministerio Público, era que Vite, alias El Chaparro, estaba vendiendo droga en el bar Black sin tener el permiso para hacerlo.

Así lo revelan reportes asentados en el expediente CUH7-T1/1619/13-05.

“Yo sé que el sujeto apodado El Chaparro tenía broncas con el hijo de El Tanque, con el Jersy… tenían cuentas pendientes por la venta de droga en el bar Black ya que El Chaparro se estaba metiendo a vender droga en el mencionado lugar”, dijo Torres Razo en su declaración ministerial.

El testimonio reafirmó la hipótesis sobre que el rapto en el Heaven se produjo en venganza por el homicidio en el Black.

Esto porque las personas que asesinaron al narcomenudista afuera del Black eran hombres cercanos a Jorge Ortiz y a su hijo, Jerzy, además de que son miembros del grupo delictivo La Unión que opera en el barrio de Tepito.

Quienes participaron en este crimen fueron identificados ya como Omar Romero Romero, alias El Colosio; Abdiel Vega, alias El Grande, y los apodados El Berna, El Ratón, El Richard y El Pescado.

Según las indagatorias de la Procuraduría del Distrito Federal, Horacio Vite Ángel trabajaba directamente con otro sujeto apodado El Javi. Y este hombre fue quien encabezó el rapto en el Heaven la mañana del 26 de mayo, dos días después de su homicidio.

Bryan Enrique Torres Razo declaró ante el Ministerio Público que tras aquel asesinato, El Grande le llamó por teléfono y le dijo “chitón, osea que me quedara callado” con lo que había visto, porque si hablaba lo iba a matar.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -