Opinión


BC, rompe a Morena

BC, rompe a Morena | La Crónica de Hoy

Morena es un partido a medio hacer. Su suerte y su futuro están atados casi de manera  exclusiva a Andrés Manuel López Obrador, a su aceptación y apoyo por parte de un sector mayoritario de la ciudadanía. Sin AMLO Morena es un ave de paso. El presidente es el elemento aglutinador de fuerzas y personajes que, de otraww manera, andarían cada uno por su lado, alejados del fogón del poder.

No es extraño, por lo tanto, que Morena carezca de disciplina partidista, más allá claro que tratar de entender las señales que manda el presidente que a veces no son nada claras. Yeidckol Polevnsky, su dirigente nacional, no tiene una ascendencia sólida sobre la militancia, nada de eso. Le hacen caso porque se supone que tiene la línea de López Obrador, que  le habla al oído. Esto a veces es bueno y otras ocasiones, no tanto. Ahí está, por ejemplo, el caso de Baja California. Si la dirigencia de Morena se mueve según las órdenes de AMLO estamos en serios aprietos.

Hablo del país, pues quiere decir que Morena ensaya en aquella plaza fronteriza un modelo para que la estancia del tabasqueño en Palacio Nacional rebase el 2024. Si la dirigente se fue por la libre, no sólo sin consultar sino en contra de la voluntad de López Obrador, a estas alturas ya tendría que haber renunciado e incluso haber  sido llevada a una Comisión de Honor y Justicia.  Como Yeidckol sigue tan campante quiere decir que tiene la conciencia tranquila pues siguió la línea del centro. 

Claro que Morena junta tantas voluntades, que hay entre sus integrantes gente que no le debe su carrera política a AMLO y que se puede expresar con mucha claridad en contra de las jugadas. Ahí está el ejemplo de Porfirio Muñoz Ledo, quien pidió la desaparición de poderes en la entidad como única salida a su despropósito constitucional, pero lo cierto es que no son muchos los que se atreven a decir algo que saben, le molestará al presidente. La gran mayoría, aunque en su pasado hicieron demandas de transparencia democrática, hoy hacen como que la virgen les habla y cambian de tema.

He dicho, pero vale la pena repetirlo, que un gobierno de 2 años no es lo ideal, no lo  discuto,  pero eso no supone que se puedan cambiar las reglas del juego una vez que el partido está en marcha, que la gente ya votó. Es doblemente preocupante que los argumentos usados sean que la gente está cansada de las elecciones, que además son caras; mejor hacemos una encuesta y nos ahorramos la existencia del INE. Los pleitos al interior del partido en el poder se van a repetir, pues no hay algo parecido a un andamiaje institucional.

Morena obtuvo su registro como partido político nacional hace 5 años. La primera elección presidencial en la que participó fue la del 2018 que lo llevó a los cuernos de la luna. Tendrá que transformarse en un partido real desde el poder. Puede hacerse. Esa primera elección presidencial no fue un reto, porque el partido no tuvo que realizar un proceso para sacar un candidato, pues fue creado por AMLO para postularse sin tener que pedirle permiso a nadie, para eso hizo el partido y por eso es un riesgo concrete que dentro de algunos años mande la instrucción de que mejor se queda otros años en Palacio, porque la 4T está a la mitad, no tenemos dinero para gastar en elecciones y la gente está cansada de votar.

 

 

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -