Opinión


Benjamín Netanyahu

El primer ministro en funciones de Israel prohibió ayer entrar al país a las congresistas estadunidenses, musulmanas y demócratas, Rashida Tlaib e Ilhan Omar. Su gobierno llevaba días meditando la decisión, y sólo se decidió a vetarles la entrada cuando Donald Trump lo pidió en Twitter, asegurando que ambas, a las que desprecia profundamente, “odian a Israel y a todo el pueblo judío”. El caso es grave, por el servilismo de Netanyahu a su amigo Trump y por la actitud dictatorial del presidente de EU, pero además es inhumano, porque prohíbe a Tlaib, de origen palestino, visitar a su anciana abuela en Cisjordania.

Benjamín Netanyahu | La Crónica de Hoy

El primer ministro en funciones de Israel prohibió ayer entrar al país a las congresistas estadunidenses, musulmanas y demócratas, Rashida Tlaib e Ilhan Omar. Su gobierno llevaba días meditando la decisión, y sólo se decidió a vetarles la entrada cuando Donald Trump lo pidió en Twitter, asegurando que ambas, a las que desprecia profundamente, “odian a Israel y a todo el pueblo judío”. El caso es grave, por el servilismo de Netanyahu a su amigo Trump y por la actitud dictatorial del presidente de EU, pero además es inhumano, porque prohíbe a Tlaib, de origen palestino, visitar a su anciana abuela en Cisjordania.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -