Opinión


Benny Gantz

El exgeneral israelí ha logrado lo que parecía imposible: derrotar en las urnas a Benjamín Netanyahu, quien lleva aferrado al poder un década, más tiempo que nadie desde la fundación del Estado judío. En esta ocasión, la maniobra habitual del Primer Ministro derechista, el voto del miedo, no ha surtido efecto, como tampoco su promesa de anexionarse lo que todavía no ocupa Israel de Cisjordania, una afrenta intolerable para el maltratado pueblo palestino. El candidato centroizquierdista logró convencer, aunque por la mínima, a un electorado cansado de denuncias de corrupción y autoritarismo del matrimonio Netanyahu. Ojalá que el ganador de las elecciones del martes sea capaz de formar gobierno, sin el chantaje de los ultraortodoxos y los ultranacionalistas.

Benny Gantz | La Crónica de Hoy

El exgeneral israelí ha logrado lo que parecía imposible: derrotar en las urnas a Benjamín Netanyahu, quien lleva aferrado al poder un década, más tiempo que nadie desde la fundación del Estado judío. En esta ocasión, la maniobra habitual del Primer Ministro derechista, el voto del miedo, no ha surtido efecto, como tampoco su promesa de anexionarse lo que todavía no ocupa Israel de Cisjordania, una afrenta intolerable para el maltratado pueblo palestino. El candidato centroizquierdista logró convencer, aunque por la mínima, a un electorado cansado de denuncias de corrupción y autoritarismo del matrimonio Netanyahu. Ojalá que el ganador de las elecciones del martes sea capaz de formar gobierno, sin el chantaje de los ultraortodoxos y los ultranacionalistas.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -