Mundo


Beto roba protagonismo a Biden, Sanders y Warren, favoritos en el debate demócrata

El candidato de El Paso, Beto O´Rourke, se llevó los mayores aplausos de la noche, acusa a Trump de supremacista y promete confiscar rifles semiautomáticos.

Beto roba protagonismo a Biden, Sanders y Warren, favoritos en el debate demócrata | La Crónica de Hoy

Los diez aspirantes que podían pasar al tercer debate por la candidatura presidencial demócrata.

Se coló en el último suspiro entre los diez aspirantes que podían pasar al tercer debate por la candidatura presidencial demócrata y, contra todo pronóstico, Beto O´Rourke se llevó los mayores aplausos de la noche, aunque fueron a costa de la desagracia ocurrida en su ciudad, El Paso: la matanza de 22 personas.

Beto lanzó duras críticas tanto al republicano Donald Trump, como al trasfondo de una tragedia que calificó de “epidémica”. “Tenemos un presidente que es un supremacista blanco y que representa una amenaza para la gente de otras razas”, denunció.

Sobre su muy criticada propuesta de confiscar los rifles semiautomáticos, en caso de llegar a presidente, lo que pondría en pie de guerra a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y a sus aliados republicanos, Beto logró poner en pie a los asistentes con su respuesta: “Me tocó abrazar a una desconsolada madre que vio morir a su hijo pequeño con un arma de guerra. ¿Que si voy a confiscar esas armas de guerra? Por supuesto que voy a confiscarlas”.

Elizabeth Warren y Bernie Sanders, coincidieron en denunciar que la resistencia a leyes más duras contra las armas es porque “vivimos en sistema corrupto” y, como añadió el veterano senador, “la NRA ha intimidado a Trump y a los republicanos, y a mí la NRA no me va a intimidar”.

RAMOS DEJA CALLADO A BIDEN. El otro momento de la noche fue el mal trago que volvió a pasar el favorito en las encuestas, Joe Biden, pero a diferencia del primer debate, donde fue atacado por su adversaria Kamala Harris, en el debate de ayer fue el periodista mexicano Jorge Ramos el que lo acorraló, cuando le recordó que cuando era vicepresidente con Barack Obama, fueron deportados más inmigrantes que nunca. “¿Cometió usted un error con esas tres millones de deportaciones?”. Biden no supo qué contestar y cuando el periodista insistió se limitó a decir “yo era el vicepresidente”, ocasión que aprovechó su rival hispano, Julián Castro (secretario de Vivienda con Obama), que le recriminó que “está con Obama para lo bueno, y para lo malo no”.

Otro momento tenso protagonizado por Castro fue cuando llegó a insinuar que el vicepresidente tiene mala memoria por su edad y se le olvida lo que dice.

“MADURO ES UN TIRANO”: SANDERS. Ramos, conocido por sus preguntas incisivas, logró sacar una sonrisa nerviosa a Sanders cuando le cuestionó “por qué no llamaba dictador a Maduro”. El aspirante más a la izquierda demócrata dijo que “Maduro es un tirano” y defendió que su “modelo de democracia social” es Canadá.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -