Academia


Biblioteca Científica del Ciudadano invita a charla de James Peebles, Nobel de Física

El físico de Princeton redescubrió el bing bang, recuerda Omar López, coordinador de la colección en Grano de Sal, que publicará la traducción de su libro “El siglo de la cosmología”

Biblioteca Científica del Ciudadano invita a charla de James Peebles, Nobel de Física | La Crónica de Hoy

James Peebles obtuvo el Nobel de Física en 2019 por sus trabajos en el desarrollo de la cosmología. (FOTO: Universidad de Manitoba)

Junto con otras instituciones, la Biblioteca Científica del Ciudadano ha invitado al Nobel de Física James Peebles a ofrecer una charla a estudiantes y público interesado. La colección de libros de la editorial Grano de Sal editará la primera traducción al español de “El siglo de la cosmología” del científico de Princeton, cuya charla “The large-scale nature of universe" se llevará a cabo este 8 de abril en el marco de la XXIX Reunión anual de la división de gravitación y física matemática de la Sociedad Mexicana de Física. 

Adicionalmente, departamentos y divisiones de física del Cinvestav, UAM e IPN cumplen aniversarios, por lo que muchos se suman a la fiesta con el invitado Nobel, señala Omar López Cruz, investigador del Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE), quien además coordina la Biblioteca Científica del Ciudadano.

“En 2019, Peebles ganó el Nobel por sus contribuciones al desarrollo de la cosmología, en especial de la estructura a gran escala y el entendimiento estadístico de la distribución de las galaxias. Ese es uno de sus trabajos más relevantes, pero entre sus primeros estudios pudo redescubrir el ¡big bang!”, apunta el astrofísico en entrevista. Recuerda que el científico canadiense hizo nuevamente los cálculos de George Gamow, quien fue una pieza clave para el sustento de la teoría e incluso estuvo a punto de detectar el fondo de radiación cósmica, que fue descrita primero por Arno Penzias y Robert Wilson. 

Agregó que Peebles siguió haciendo estudios de estructura a gran escala. Escribió tres libros que sirvieron de texto “Cosmología Física” (1971), “Estructura a gran escala” (1980) y una revisión amplia del primero, en 1993. 

La charla podrá seguirse a través del canal de YouTube de CBI-UAMI Videos y en Facebook Departamento De Física Uami el jueves 8 de abril a las 17 horas. 

HACER CIUDADANÍA.

Por otra parte, López Cruz refirió que la Biblioteca Científica del Ciudadano ha tenido una gran aceptación entre el público joven, “sobre todo por sus temáticas y objetivos, que no son los más comunes”. Explicó que las colecciones científicas en otras editoriales en México tienen como objetivo resaltar cosas o sucesos extraordinarios en el campo de la ciencia. “En cambio, nuestra colección busca dar elementos a los ciudadanos para alimentar el debate democrático en la toma de decisiones”. 

Un ejemplo es “Energía para futuros presidentes” (La ciencia detrás de lo que dicen las noticias), citó. “En este libro, Richard A.Muller no se propone dar consejos o levantar un dedo flamígero, sino educar”, refiere la sinópsis editorial. “Este es un tema de moda en México por las decisiones que se van a tomar para los próximos 20 años en materia energética”, refirió López Cruz. 

También citó libros como “Vaquita marina”, de Brooke Bessesen, donde aborda el complejo tema desde los ángulos de la conservación y los problemas socioeconómicos, así como el factor esencial que juegan los pescadores de la región. 

“Adicionalmente tenemos títulos como ‘La máquina genética’, del Nobel de Química Venki Ramakrishnan, donde relata el descubrimiento del ribosoma, o ‘Travesía por los mares del cosmos’, de Hélène Courtois, que ha tenido muy buena recepción entre jóvenes”.

Omar López Cruz destaca que este tipo de actividades de socialización y comunicación de la ciencia –desdeñados por Conacyt-- son un medio de retribución a la sociedad mexicana, algo a lo que no están acostumbrados todos los investigadores, lo cual es un error, puesto que a partir de ello se justifican los argumentos que señalan la poca incidencia de su trabajo a ojos de la población y el gobierno. 

Agregó que la labor que llevan a cabo en la Biblioteca Científica del Ciudadano es resultado de su amor a los libros y a la ciencia, pero también una forma de continuar proyectos que tengan una incidencia social. “Ya dejé de quejarme y busco lo positivo y hacer cosas. El escenario que enfrentamos actualmente nos da la oportunidad para que los científicos de México seamos mejores”. 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -