Mundo


Bolsonaro se queja en la ONU de “brutal campaña” contra su política medioambiental

Acusa a países y organismos internacionales de atacar su negacionismo climático por intereses comerciales y usa la ONU para hacer política interna. Además, denuncia la existencia de “cristofobia”

Bolsonaro se queja en la ONU de “brutal campaña” contra su política medioambiental | La Crónica de Hoy

Aparición en videoconferencia de Bolsonaro ante la Asamblea General de la ONU, hoy, en Nueva York (EFE).

El presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, abrió este martes, como es costumbre, los debates de la Asamblea General de la ONU con una firme defensa de sus criticadas políticas para el medioambiente y denunció que su gobierno es "víctima de una brutal campaña".

Brasil "despunta como mayor productor mundial de alimentos y por eso hay tanto interés en programar desinformación" en relación a los incendios en la Amazonía y el Pantanal, dijo Bolsonaro en un mensaje grabado y enviado a la ONU, que por primera vez celebra su Asamblea General, en su edición número 75, en forma telemática, por la pandemia de coronavirus.

En ese marco, sostuvo que esa "brutal campaña" ha ganado "apoyo de instituciones internacionales que se unen con asociaciones brasileñas antipatrióticas" en una suerte de conspiración contra su Gobierno.

Según datos oficiales, los focos de incendios y la devastación en la Amazonía alcanzaron en 2019, y también en este mismo año, las peores tasas en más de una década, y actualmente las llamas avanzan con fuerza en El Pantanal, el mayor humedal del mundo, que Brasil comparte con Bolivia y Paraguay y en los que miles de animales han muerto calcinados

Bolsonaro, sin embargo, aseguró que Brasil tiene y aplica una "rígida legislación", que combate los "crímenes" medioambientales y que, aún "preservando el 60 por ciento de su territorio", ayuda "a alimentar al mundo".

MÁS LAMENTOS

El mandatario brasileño, uno de los más negacionistas sobre la gravedad de la COVID-19, dijo "lamentar cada muerte", pero apuntó que "desde el principio" alertó de que la pandemia y el desempleo que seguiría deberían ser atendidos al mismo tiempo y con el mismo rigor.

Mientras el líder de extrema derecha no mencionó los 137 mil muertos por el coronavirus que acumula su país, sí utilizó la plataforma de Naciones Unidas para hacer politiqueo interno: aseguró que "por decisiones judiciales", las medidas de combate al virus en Brasil quedaron en manos de gobernadores y alcaldes opositores, que "dejaron al país casi al borde del caos".

VENEZUELA

Bolsonaro también mencionó la crisis venezolana y reforzó sus críticas a la "dictadura bolivariana", así como renovó su defensa de la "democracia", los "derechos humanos" y la "libertad religiosa".

DENUNCIA “CRISTOFOBIA”

El gobernante dijo, finalmente, que Brasil trabaja en América Latina por "la preservación del orden democrático", y expresó que "la libertad es el mayor bien de la Humanidad".

En ese sentido, el presidente brasileño, quien profesa la doctrina extremista del cristianismo evangélico, pidió al mundo una amplia "libertad religiosa" y combatir lo que tildó de "cristofobia".

Comentarios:

Destacado:

+ -