Opinión


Bullying presidencial

Bullying presidencial | La Crónica de Hoy

DR. MANUEL BARTLETT

Director de CFE


 

Todas las dictaduras dicen actuar en nombre de la gente.

Harold H. Greene

He seguido los pasos de Andrés Manuel López Obrador desde los años 90. Lo suyo es la confrontación, saltarse las leyes y la institucionalidad. Ahora en la Presidencia… 

Coincido en que es necesario fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad, pero no en la forma en que pretenden hacerlo. Han creado una tormenta perfecta que arrastrará a todos los mexicanos.  

AMLO enfureció cuando el juez de Distrito especializado en Competencia Económica, Juan Pablo Gómez Fierro, otorgó una suspensión provisional a las empresas generadoras de energía –limpia, por cierto— ante la contra-Reforma Energética recién aprobada. 

Equivocadamente, el presidente dijo que era un amparo, cuando se trata de una suspensión provisional; no es lo mismo. Ya se verá en un juicio si se otorga o no el amparo.

También le enojó que la suspensión fuera concedida en un día, siendo que un juez de  Competencia Económica tiene la obligación de responder en ese plazo a favor o en contra. El  juez Fierro no tuvo un comportamiento dudoso, como calumniosamente acusa López, simplemente así lo marca la Ley de Amparo. Dicho sea de paso, AMLO no puede solicitar al Consejo de la Judicatura investigar al juez Fierro, porque el Poder Judicial es autónomo del Poder Ejecutivo. Separación de Poderes le llaman.

Aun cuando la Cámara de Diputados haya aprobado la nueva Ley de la Industria Eléctrica, el Poder Judicial definirá si ésta violenta principios constitucionales, leyes y acuerdos. Razones hay muchas. 

Recordarás  que en 1992 se promulgó la Ley de Competencia Económica, como parte del Tratado de Libre Comercio; éste exigía a los países participantes una ley al respecto, para que todos tuvieran reglas claras del juego. Dirás que fueron los neoliberales. Pero entonces, AMLO no hubiera firmado la nueva versión del TLC (T-MEC), ni lo hubiera celebrado como un logro propio.

Desde entonces México optó por una economía de libre mercado y por ello el 28 Constitucional protege el derecho a la libre competencia, evitando concentraciones y prácticas monopólicas de productores y protegiendo a consumidores. A menos de que seamos Cuba, la Constitución no permite que AMLO, ni el Congreso, favorezcan a la CFE por encima de las otras empresas generadoras, máxime cuando el precio del Megawatt/hora de la paraestatal es del doble de las privadas.  

Argumenta AMLO que los contratos con las empresas generadoras son leoninos. No he tenido acceso a ellos. Pero no es violando las leyes como se podrán modificar. Por cierto, estas empresas invirtieron 42 mil millones de dólares; algún derecho tendrán a una ganancia. 

La CFE ha mantenido el control del sistema eléctrico y la exclusividad de transmitir y distribuir la energía, además de seguir produciendo. Si la CFE no es competitiva en producción por culpa de los neoliberales –y del que fue su sindicato— pues que López Obrador la reestructure. Por cierto, ¿qué te pareció que AMLO condonara la deuda histórica que Tabasco tenía con la CFE por 11 mil millones de pesos?  

Este drama no acaba aquí. Si la Suprema Corte de la Nación se dobla ante el bullying presidencial, los inversionistas confirmarán que no hay recursos legales efectivos en nuestro país. Además, las empresas afectadas acudirán a Tribunales Internacionales de Arbitraje. ¿Y qué crees? Que México perderá y pagará una fortuna en daños y perjuicios, tal como lo hicieron Venezuela y Argentina por casos similares. 

¿Y adivina quién va a poner el dinero? Nosotros, los mexicanos.

Andrés Manuel y tú, Manuel, solo habrán cooperado con saliva.
 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com 

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com 


 

 

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -