Mundo


Cadena perpetua para el mayor asesino serial alemán desde el nazismo

Cadena perpetua para el mayor asesino serial alemán desde el nazismo | La Crónica de Hoy

Un tribunal alemán sentenció ayer a cadena perpetua, por el asesinato de 85 pacientes, a un enfermero que envenenaba a las víctimas para después intentar salvarlas y lograr reconocimiento de sus compañeros.
El juicio empezó en octubre pasado en Oldenburgo, en el centro de Alemania, y la Fiscalía acusaba a Högel de asesinar a cien pacientes. El enfermero confesó los hechos pero reconoció sólo 43 de las muertes.
La defensa asumía para su defendido 55 casos de asesinato, 14 de intento de asesinato y para otros 31 había pedido la absolución.  La Fiscalía, por el contrario, hablaba de 97 asesinatos y sólo en tres casos consideraba que las pruebas eran insuficientes.
Dada la gravedad de los hechos, queda prácticamente descartado que una vez cumplidos 15 años de reclusión Högel pueda salir de la cárcel.
En sus últimas palabras ante los familiares de las víctimas, Högel, de 42 años, dijo estar arrepentido y avergonzado y señaló que durante el juicio llegó a entender el enorme sufrimiento causado por los hechos, cometidos entre 2000 y 2005, en las clínicas de Oldenburgo y Delmenhorst.
Los crímenes de Högel, considerado el mayor asesino serial de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial, se conocieron en el verano de 2005, después de que una compañera de trabajo le sorprendiera envenenando a un paciente.
ABURRIMIENTO. Durante el juicio, Högel reconoció que entre 2003 y 2005 inyectó dosis excesivas de diversos medicamentos como Ajmalin, Sotalol y Lidocain a unos 90 pacientes.
El enfermero confesó durante el juicio que actuaba por aburrimiento y para demostrar su valía ante sus colegas, y narró lo bien que se sentía cuando conseguía reanimarlos y lo deprimido que le dejaban las muertes. Cuando un paciente moría se prometía a sí mismo no provocar más casos, pero recaía.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -