Mundo


Calma tensa ante la crisis política e institucional en Perú

El pulso entre el presidente Vizcarra, que disolvió el Congreso, y la mayoritaria oposición fujimorista, que votó destituirle, mantiene el país en vilo, mientras denuncian a la sucesora interina por “usurpación”.

Calma tensa ante la crisis política e institucional en Perú | La Crónica de Hoy

Policías patrullaban, ayer, por las calles de Lima. (Foto: EFE)

Una extraña calma tensa reinó ayer en Perú ante el desarrollo de una profunda crisis institucional y política que estalló el lunes después de que el presidente Martín Vizcarra disolviera el Congreso y la bancada mayoritaria opositora votara de manera exprés destituir al mandatario y nombrar a su vicepresidenta como presidenta interina.

El ejecutivo de Vizcarra se mantuvo en silencio durante todo el día en medio de la evidencia de que la destitución no se hizo efectiva, y el Tribunal Constitucional, en la raíz de todo el conflicto, no recibió ni un recurso oficial contra la disolución del Legislativo, que la oposición fujimorista y aprista consideró ilegal el lunes, ni contra la destitución.

La crisis se desató a raíz de los nombramientos de nuevos jueces del alto tribunal, que el gobierno denunció como nada transparentes por parte del legislativo, y con el trasfondo de que el gobierno quiso detener la elección de magistrados afines al fujimorismo.

El único movimiento legal del día fue del partido gobernante, Frente Amplio que, a través de su diputado Marco Arana, denunció ante la Fiscalía a la vicepresidenta Mercedes Aráoz, nombrada presidenta interina por la oposición, por “usurpación” del cargo. La denuncia se extendió al presidente del Congreso, Pedro Olaeche, y a la diputada fujimorista Milagros Salazar.

“Lo que ha ocurrido es una situación ilegal, una situación que ha apuntado en contra de la democracia y la institución parlamentaria”, señaló Arana ante los medios. “Aráoz no debió conspirar como lo hizo durante todas estas semanas contra el propio presidente de la República”, criticó Arana.

Entre tanto, Aráoz no compareció en todo el día, aunque sí dio entrevistas a medios extranjeros desde su casa, donde se presentó como “vicepresidenta al cargo de Perú”.

SIN DISTURBIOS. Entre tanto, pese a la tensión generada en el plano político, la tranquilidad reinó en las calles, donde el único incidente ocurrido fue que alguien arrojó un cono de plástico a la cabeza de un diputado fujimorista. Eso sí, se pudo apreciar el despliegue de numerosos agentes de policía en los alrededores del Parlamento y en toda la capital, Lima.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -