Opinión


Cambio de régimen de gobierno; también de régimen ciudadano

Cambio de régimen de gobierno; también de régimen ciudadano | La Crónica de Hoy

LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO,

EXPRESIDENTE DE MÉXICO:

 

+El poder tiende a corromper, el poder 

absoluto corrompe absolutamente

Lord Acton

Bien sabe usted que cuando el presidente López Obrador abra —si es que así lo llega a hacer—  la lista de exfuncionarios públicos que su gobierno llegue a detener para procesar, sentenciar y condenar, usted podría formar parte del grupo… Ésa sería la principal razón para que ambos ingresaran a las páginas de nuestra historia nacional.

Claro que esta misma situación quedaría abierta para varios de sus antecesores si el gobierno actual se metiera en los archivos escritos y no escritos de las respectivas administraciones. Sobresaldrían en número los de extracción priista por su mayoría histórica, pero al menos podrían salir a la luz los trapos sucios que hayan dejado los  muy escasos  expresidentes panistas…

Este espacio, licenciado Peña Nieto, se siente honrado por la alusión que el presidente López Obrador hizo ayer, en su primer informe de gobierno, al lema  ¡Todos juntos contra la corrupción y la impunidad! que ha sido nuestra  norma y compromiso permanente.

Muchas veces, durante su gestión presidencial, le envié mensajes sobre situaciones que ocurrían e iban dañando a su gestión. Pero usted dejó que esas conductas se convirtieran en las más precisas formas de descripción de sus seis años al frente del destino del país. Y claro está que éste no fue el único espacio de comunicación periodística que intentó abrirle, más que los ojos, la conciencia sobre lo que estaba, por lo menos, permitiendo a su equipo de colaboradores; muchos colegas actuaron con absoluta ética profesional, pero todos resultamos impotentes para convencerle y para  demandarle moderación, al menos…

El grave problema de México y de sus gobiernos contra el servicio a la Nación —que para eso fueron llamados a ejercer el poder— ha sido la corrupción y la impunidad, pero ni siquiera limitadas  a un hipócrita gesto de decencia, no… Nunca he entendido la desesperación con la que muchísimos funcionarios públicos se han dedicado a saquear los recursos destinados, por nuestra norma constitucional, a elevar las condiciones de todos nuestros compatriotas. Lamentablemente, a la corrupción nunca se le impusieron frenos, tratándose de los favoritos del sistema. Su fin debió estar siempre asegurado mediante el combate a la impunidad, pero ésta nunca ha existido en la conciencia del gobierno, aunque todos los beneficiarios con ese estado de cosas le hayan cantado los mejores himnos y las mejores coplas a la honestidad…

Ayer, Andrés Manuel López Obrador exhibió diversos hechos de sus primeros ocho meses de gobierno como ejemplo  de que él puede llegar a ser quien cargue las armas de la impunidad para dar paso franco a las batallas contra la corrupción. Bueno, pues el mejor camino que la ciudadanía tiene para responderle, será tomarle la palabra, pero no como una actitud unipersonal, porque sólo en la formación de un inmenso frente ciudadano podremos modificar  nuestro destino.

Les hablo y les sugiero, estimados lectores, de construir nuestro propio régimen ya que solo así podremos ayudar a AMLO a construirse el lugar que tercamente  busca en la historia nacional.

Y si nosotros actuamos para participar activa y decididamente en la transformación del país, podremos también ganar un sitio en la construcción de ese otro México…

 

 

Leopoldo Mendívil

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil  

Twitter: @Lmendivil2015                     

Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -