Nacional


Cáncer de mama, la neoplasia de mayor prevalencia

En 2018 se detectaron 27 mil 283 nuevos casos

Cáncer de mama, la neoplasia de mayor prevalencia | La Crónica de Hoy

El cáncer de mama, cada vez más frecuente en mujeres jóvenes, lo ha llevado a convertirse en la neoplasia de mayor prevalencia (tan sólo en 2018 se detectaron 27 mil 283 nuevos casos), y de manera particular entre las mujeres mexicanas, quienes tienen cierta predisposición a un gen “que se ha pasado por generaciones, se ha logrado rastrear y se sabe que se gestó hace miles de años”, señaló el doctor Brizio Moreno Jaime, oncólogo médico adscrito al hospital Regional ISSSTE León y al Hospital Ángeles de León, Guanajuato.

Sí existe una prevalencia considerable de este gen, de una mutación en las mujeres mexicanas que pudiera explicar entre muchos otros factores que exista una prevalencia un poco mayor en mujeres mexicanas, que por ejemplo en pacientes anglosajonas.

Con motivo del Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Mama, que se conmemora el próximo día 19, y que además, en nuestro país, se ha designado a octubre como el mes de sensibilización contra el cáncer de mama, sostuvo que la buena noticia es que la medicina avanza a pasos agigantados, y cada vez es más frecuente que mujeres con este tipo de neoplasias se curen de este cáncer, aunque, abundó de manera enfática, el reto es llegar a todas esas mujeres que lo padecen y que aún no han sido diagnosticadas, y en consecuencia, cuando el cáncer se detecta en la mayoría de los casos se hace de manera tardía.

UN TRATAMIENTO NOVEDOSO. Al respecto, la doctora María del Mar García, gerente de Enlace Médico Oncología de Roche México, aseveró que estos laboratorios han buscado que la mujer en este tipo de tratamientos pueda reincorporarse a sus actividades familiares y laborales lo antes posible, debido a que la edad promedio de este padecimiento en mujeres mexicanas se está presentando casi 10 años antes, es decir, en mujeres en plena edad productiva en comparación con otros países, por lo cual, en la actualidad se cuenta con un tratamiento que en cinco minutos ya fue inyectado en la pierna.

Al presentar los resultados del Congreso 2019 de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO por sus siglas en inglés), ejemplificó que una mujer con cáncer de mama HER2 positivo en tratamiento, antes tendría que estar pidiendo un día de permiso en su trabajo cada tres semanas para ir a su infusión, a la larga generaría problemas laborales, además de tener que buscar quien le cuidara a sus hijos.

“Ahora —sostuvo— el tratamiento se inyecta en la pierna en tan sólo cinco minutos. Esto antes nunca se hubiera podido considerar en una terapia contra el cáncer que duraba varias horas. Antes, estas pacientes tenían que tener una canalización específica, el medicamento era vía intravenosa con todo lo que implica: dolor, gasto, tiempo, tener que contar con una enfermera que la estuviera cuidando…

“En la actualidad —abundó—, el tratamiento es algo que se puede hacer en un tiempo extremadamente corto, es como ir a la farmacia a ponerse una inyección. Hoy estas mujeres, van a un centro de infusión, les ponen el medicamento y regresan a sus actividades normales, Roche no sólo busca desarrollar medicamentos novedosos, sino que impacten lo menos posible en las mujeres.

LAS BOLITAS EN EL PECHO. La doctora María del Mar enfatizó la importancia de que todas las mujeres sepan “que el 80 por ciento de las bolitas que se palpan en las mamas, no van a ser cáncer, puede ser cualquier otra cosa, la mayoría de las veces no van a ser cáncer”.

Sin embargo, añadió, existen ciertas características que pueden hacer sospechar que haya más riesgo: una bolita que crece antes de la menstruación y se quita después de la menstruación es muy poco probable que sea cáncer, porque esta neoplasia no va y viene con el periodo menstrual.

Hay pacientes que creen que el cáncer duele, pero no siempre es así y el hecho de que no duela, no debe tranquilizar a nadie, “pensar que si una bolita no duele, no es cáncer es erróneo. Hay lesiones que son duras, irregulares, que están fijas, que se acompañan de secreción por el pezón, cambios en la piel...”

A veces las mamas se ven como hundidas por dentro, como si algo las estuviera jalando y eso puede ser un indicio de que algo no es normal, además de bolitas en las mamas, puede que se sientan en las axilas, no se debe dejar de lado la sospecha de cáncer, hay que acudir de inmediato al médico, ya que el cáncer no es una enfermedad en que se dejen pasar meses y no ocurre nada, es una situación que amerita atención médica urgente.

Recordó que la autoexploración es imprescindible a partir de los 18 años, sobre todo para conocer la forma de las mamas, antes y después del periodo menstrual y cómo responden éstas a los estímulos hormonales, así como la mastografía a partir de los 40 años.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -