Escenario


Caricias, una obra que cuestionó la violencia en la sociedad

Es un texto, duro, denso pero indiscutiblemente bello. La obra tiene momento divertidos. Concluyó temporada el pasado 6 de octubre.

Caricias, una obra que cuestionó la violencia en la sociedad | La Crónica de Hoy

Foto: Cortesía

Caricias es una obra española escrita por Sergi Belbel, retrata  una sociedad desde varias perspectivas en torno a la homosexualidad, la indigencia, la vejez, la soledad, el maltrato y la muerte. En México se exhibió está puesta en escena bajo la dirección de Gabriel Figueroa Pacheco.

En entrevista con Crónica, el creador explicó que en la puesta en escena se plantea una hipótesis sobre qué es una relación homosexual o heterosexual violenta, cuestiona quién es el violentado o el violentador. “En la especie humana nadie se salva de su responsabilidad, es decir cualquier tipo de emoción nos lleva a un acto de amor o destrucción. Consideramos que en las relaciones personales no hay víctimas ni victimarios”, destacó.

Luego detalló que durante el desarrollo de la obra se muestra cómo la violencia es inevitable a causa de los actos irresponsables de quienes forman parte de una sociedad fallida que a pesar de sus contradicciones conserva la esperanza. “El problema de las relaciones humanas es el mismo, no sólo desde hace 30 años que se escribió la obra, sino desde que la humanidad decidió vivir en sociedad y pactar una serie de contratos de convivencia”.

Sin embargo, dijo: “aunque estemos muy decepcionados siempre habrá esperanza, la cual es inherente al ser humano, igual que la violencia. Esa es nuestra condición que tenemos como especie humana. La esperanza no se va acabar. Yo creo que venimos genéticamente con eso para sobrevivir, es decir, la especia humana tiene que sobrevivir aún en las condiciones más adversas y la esperanza está ahí como parte de esas defensas para sobrevivir”.

El director reconoció que Caricias confronta al espectador. Muchos prefieren el confort del victimismo que la libertad porque eso implica hacerse responsable de sus decisiones. Es un texto, duro, denso pero indiscutiblemente bello. La obra tiene momento muy divertidos, se crea una atmosfera y una estética, donde la belleza  genera un sinfín de emociones “muchas veces no tan gratas”.

“El teatro no está hecho para evadir nuestra propia y compleja realidad. Tampoco apapacha egos”, subrayó Gabriel Figueroa.

El elenco de esta temporada estuvo integrado por Mauro Sánchez Navarro, Gabriela Orsen, Luis Maya, Adriana Olivera, Leticia Pedrajo, Teresa Rábago, Manuel Domínguez, Francisco Mena, Jaime Estrada, Jimena Montes de Oca y Anthon Morales. Se presentó en el teatro Galeón del Centro Cultural del Bosque.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -