Escenario


Carlos Saura hace una irreverente versión de El gran teatro del mundo

La adaptación libre de la obra de Pedro Calderón de la Barca se estrenará este fin de semana en Guadalajara y en marzo llegará al Teatro Helénico.

Carlos Saura hace una irreverente versión de El gran teatro del mundo | La Crónica de Hoy

Leo Cortés/ Cultura UDG

“En este momento pido perdón a Pedro Calderón de la Barca, me puede lanzar un rayo”, expresó el director español Carlos Saura al momento de presentar un adelanto de su adaptación de la obra El gran teatro del mundo, ese clásico teatral español que fue representado por primera vez en las fiestas del Corpus Christi en Valencia en 1641, aunque se cree que fue escrita una década antes. Ésta “es una de las versiones más libres”, dijo el español, principalmente conocido por su faceta como cineasta.

La puesta en escena describe la vida como una escenificación, imagina al mundo como si fuese un gran teatro y transmite la idea de que sólo a través de la muerte se llega a la verdadera vida. Cada personaje de esta gran comedia escenifica su papel y cuando termine la obra, recibirá un premio o un castigo, según haya obrado bien o mal.

“La tesis de la obra es muy discutible pues cada uno de los actores recibirá al final un premio o castigo, según interpreten su papel. En este sentido quise darle una dimensión más humana en el que todos somos parte de este teatro del mundo y que somos no sólo una persona si no varias personas”, destacó Carlos Saura, de 88 años.

“En un momento determinado de la obra, los actores desaparecen y aparecen en forma de esqueletos, así le hago un homenaje a México. Todos son castigados y hay una fascinación de que los actores protesten, pues no quieren ser lo que el director les ordena”, agregó.

La pieza autosacramental del autor barroco del siglo XVII, en el que se indaga sobre los distintos papeles representados en la vida humana, no es fiel al relato original, incluso hace una mezcla del vocabulario de esa época con la actual, además, la despoja de grandilocuencia y religiosidad dándole a la obra una perspectiva muy popular y con la invención del propio Calderón como uno de los personajes de la función:

“Le he quitado un poco la parte religiosa, hay algunas modificaciones al lenguaje para que se entienda mejor. Esa invención de Calderón de la Barca de que haya un autor soberano se crea en ese teatro, en el que algunos de los personajes se desmarcan de determinados papeles, otros protestan”, comentó el director, quien dirigió antes obras como El coronel no tiene quien le escriba y La fiesta del chivo.

Se trata de la segunda ocasión en que Saura hace esta obra. En el 2013 fue presentada en Madrid en la que incluyó música de Mercedes Sosa y anteriormente en su película Elisa, vida mía (1977) el cineasta introdujo un fragmento de la obra de Calderón en la clase que don Luis (Fernando Rey) impartía en un colegio a unas niñas con babi escolar y en la que animaba a su hija Elisa (Geraldine Chaplin) a hacer del personaje de El Mundo.

“El hecho de volverla a hacer aquí ha sido como volver a nacer en el teatro, porque era la primera vez que hacía una obra en solitario en el teatro (…) Hay una cosa que he aprendido del teatro, que es un juego, en donde todo puede pasar, todo puede ser simultáneo, es muy bonito, y los actores hacen la obra siempre. En cine hay que tener más cuidado al hacerlo”, dijo.

La obra tendrá una única función el próximo sábado a las 20:00 horas en el Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara. Del 9 al 24 de marzo hará una breve temporada (seis presentaciones) en el teatro Helénico de la Ciudad de México, los lunes y martes a las 20:30 horas. Actúan Carlos Aragón, Alejandro Calva, Emma Dib, María Balam, Eduardo Villalpando y Jesús Hernández, entre otros.

Comentarios:

Destacado:

+ -