Opinión


C.C.P. Alfonso Durazo Montaño Secretario de Seguridad Pública

 C.C.P. Alfonso Durazo Montaño Secretario de Seguridad Pública | La Crónica de Hoy

Precisamente hoy que el tema de seguridad es la prioridad de los mexicanos, incluso más que el combate contra la corrupción, la creación de la Guardia Nacional y la transición para que esta se haga cargo de revertir la inseguridad que aqueja a practicamente todos los estados de la República, está enfrentando obstáculos, resistencia y teniendo algunos tropiezos. La consolidación de la Guardia es quizá el principal proyecto a corto plazo de la actual administración federal y a mediano plazo será determinante para la calificación de la administración y llegado el momento para las propias elecciones.

En los comicios presidenciales pasados hubo un tema que fue determinante para la decisión de los electores, la corrupción. La población se hartó, como nunca, de los abusos y escándalos escenificados por varios gobernadores, secretarios de estado y el mismísimo presidente y su esposa, involucrados en la revelación de la “Casa Blanca” hecha por la periodista Carmen Aristegui y su equipo especial de investigadores.

Pero quizá la misma reputación del Presidente López Obrador, de ser un hombre honesto, cuyo compromiso es que su gabinete y todos los subalternos actuen a su imagen y semejanza, podría tener hoy un poco más tranquilos a los mexicanos, que le atribuyen a AMLO esa calidad moral para poner el ejemplo y para castigar a quien se salga de la línea de honestidad. Será un tema para el que, hasta que no se demuestra lo contrario, habrá el beneficio de la duda que este gobierno se mantendrá caminando por la derecha.

Por lo anterior, bajar significativamente los índices de inseguridad se consolida como la principal demanda de los ciudadanos y como el reto número uno de este gobierno, que pareciera estar cargando toda la responsabilidad política de una descomposición que empieza por los niveles de gobierno básicos, como los municipios y los estados.

El gobierno federal está absorviendo el desgaste de lo que pasa en gran parte de la República. Cuando se pretendió que los super delegados tuvieran alguna injerencia en temas de seguridad en los estados, los gobernadores saltaron y exigieron que no se violentaria la soberanía de las entidades en esta materia. Pero hoy algunos se lavan las manos y voltean a pedir auxilio de la federación, en contra sentido con lo que demandaron anteriormente, que no se metieran.

La administración federal corre el riesgo de sufrir el efecto Ayotzinapa, donde asuntos gravísimos, pero locales, marcaron a la administración pasada y su actuación contra la inseguridad. Mientras tanto es un hecho que la población poco entiende o le interesa entender de facultades o jurisdicciones, lo que busca es poder tener paz y tranquilidad, en las calles y en sus casas.

Así también, la legalización de marihuana está pendiente como alternativa que permita concentrar la lucha de la Guardia y otras instancias de seguridad en los estados, en otro tipo de delitos. Urge definir si este proyecto legislativo es parte o no de la política pública para combatir el delito en México, incluso para apartar el combate al mismo.

El Presidente en su informe del 1 de julio pasado reconoció que no ha habido avances en materia de seguridad, por lo que la Guardia Nacional será la gran apuesta de AMLO, habiendo quien apueste en contra de ella, manos negras con diversos intereses. La administración trabaja contra reloj y hay a quienes les gustaría que se les acabara el tiempo.

 

 

maximilianogarciap@gmail.com

@maximilianogp

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -