Opinión


C.C.P. Ricardo Peralta Saucedo Subsecretario de Gobierno

 C.C.P. Ricardo Peralta Saucedo Subsecretario de Gobierno | La Crónica de Hoy

Con gases lacrimógenos fueron recibidos en Palacio Nacional cerca de dos centenares de alcaldes de diversos partidos políticos. La razón de su presencia, ver al Presidente de la República para tratar, de acuerdo con el dicho de algunos de ellos, el acceso a más recursos o conservar los que hoy se tienen, esto previo a la aprobación del PEF 2020. Sin duda era la puerta equivocada, aunque esto no justifica los métodos disuasivos, pero la definición se tendrá finalmente en San Lázaro. Después de haber sido recibidos en la Secretaría del Gobernación, cada alcalde difundió su versión, algunos no asistieron, otros quedaron decepcionados y algunos esperanzados. La demanda por recursos está clara, pero ¿Hubo en la agenda de los ediles algo que los comprometa a hacer lo que a ellos les toca?

Quizá para sorpresa de los alcaldes mismos, quienes salvo excepciones, como Las Margaritas, Chiapas, están acostumbrados a que se les de un trato preferente, estos fueron recibidos con gases para alejarlos de la Puerta Mariana. Con indignación, el líder del movimiento, Enrique Vargas, Presidente de Huixquilucan, hizo del conocimiento público la versión de esta ruda recepción, confirmada después por el propio vocero presidencial Jesús Ramírez. Al final la nota fue esa, la forma de recibirlos, no tanto el fondo ni la congruencia, o no, de sus demandas.

En México existen diversas categorías de municipios. Si bien el artículo 115 constitucional no hace distingos, la realidad es que hay por sus capacidades, carencias, por ser urbanos o rurales, municipios tipo A, B, C, por describirlos de alguna manera. Es evidente que la capacidad recaudatoria de muchos es baja y por ende de vivir una autonomía financiera es casi imposible, dependiendo entonces de las transferencias estatales o federales. Por cierto no se sabe si los alcaldes habían también intentado pujar por más recursos con sus respectivos gobernadores y/o legislaturas, previo aventurarse hasta Palacio Nacional.

Pero aún entre municipios en igualdad de condiciones, incluso urbanos con cierto desarrollo económico, los esfuerzos por recaudar recursos propios no son siempre los mismos. La principal fuente de ingresos de los ayuntamientos son el predial y el impuesto traslativo de dominio, pero no todos los cobran con eficiencia. Otros no tienen políticas de austeridad y hacen gala de derroche de recursos públicos, a la vez que no se combaten actos de corrupción que perjudican sus propias finanzas, como son algunas concesiones de servicios municipales a modo.

Muy pocos municipios optan por la opción de asociarse para aprovechar economías de escala o para prestar servicios, lo cual podría ser muy provechoso para eficientar el gasto. Las compras de camionetas de lujo para funcionarios, celulares para todos, bonos por fuera para regidores y otros servidores públicos, es común en muchos ayuntamientos. ¿Puede y debe pedir el gobierno federal a su vez compromiso a los municipios en este sentido?

Quizá los ediles sintieron que después del tema de Culiacán encontrarían a un Presidente debilitado, de hecho el tema fue comentado por uno de los alcaldes entrevistados. Querían ver a AMLO, quien no los recibió, fue el subsecretario de gobierno, ni más ni menos, que a pesar de la importancia de su investidura, a la alcaldesa de Chihuahua le pareció que eso no era lo suficientemente formal, por lo que no asistió. ¿Hay exigencia de derechos, sin cumplir con obligaciones? Quizá, si se revisa cada uno de los municipios, nos encontraremos con que así es.

 

 

 

Arturo Maximiliano García

@AMaximilianoGP

maximilianogarciap@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -