Academia


Centros de Investigación y Sociedades Científicas piden detener extinción de Fideicomisos

La satanización de los fideicomisos oficiales se llevó entre las patas a fondos destinados a la ciencia. La comunidad científica llama a la prudencia a los legisladores

Centros de Investigación y Sociedades Científicas piden detener extinción de Fideicomisos | La Crónica de Hoy

Foto Especial

Los 26 Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CPIs-Conacyt), al igual que la red de investigadores y médicos ProCiencia y la Sociedad Mexicana de Bioquímica (SMB) enviaron cartas el viernes y sábado al Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado; a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, y a la totalidad del Congreso de la Unión para pedirles frenar el nuevo intento para extinguir los fideicomisos con recursos económicos federales para ciencia y cultura. 
Un punto central en estas cartas es ventilar que los diputados caerían en una grave y pública contradicción en caso de extinguir los fideicomisos pues durante tres sesiones de Parlamento Abierto realizadas los días 4, 18 y 26 de junio habían reconocido la importancia de dichos fideicomisos y los impactos inmediatos que generaría desaparecerlos. 
“Los fideicomisos son perfectibles, pero no son prescindibles, pues su desaparición pondría en riesgo la continuidad de la operación de los 26 centros públicos de investigación. Además, afectaría a otras entidades del sector público como el IPN, la UNP, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), entre otros”, dice la página 24 del mismo dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública que pide desaparecerlos.
Este movimiento de científicos se suma a otra ola de inconformidades protagonizada por estudiantes e investigadores en redes sociales a través de un HashTag llamado #SinBiotecnologiaNoHayFuturo en el que protestan por la eliminación de la Biotecnología como área de conocimiento enunciada en el nuevo Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), publicado el 21 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Aunque el viernes Conacyt publicó un comunicado acusando a grupos de investigadores y medios de comunicación de difundir falsedades en torno al nuevo reglamento es muy fácil leer el Diario Oficial de la Federación del 21 de septiembre, compararlo con el reglamento que estaba vigente hasta ese día y ver que en el nuevo fue borrada toda referencia a la Biotecnología. 
FIDEICOMISOS EN VILO. En relación con el dictamen de extinción de fideicomisos, el viernes se convocó oficialmente a los diputados para que el próximo martes 29 de septiembre, a la 11:00 de la mañana sea sometido a votación en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública un dictamen redactado al interior de la comisión que preside el diputado de Tamaulipas Erasmo González Robledo, del partido Morena. En dicho dictamen se extinguen 44 fideicomisos, la mayoría de las cuales son de ciencia y cultura. 
La primera carta pidiendo que se frene la extinción de los fideicomisos fue emitida por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) el viernes, la cual está integrada por 2 mil 890 investigadores de 172 instituciones. De ese primer documento dio cuenta el diario Crónica en su edición del sábado 26 de septiembre. Esa misma noche fue firmada y posteriormente difundida una segunda carta, emitida por los 26 Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CPIs-Conacyt). 
En representación de ese sistema de centros de investigación, el Director General del Instituto de Ecología (Inecol), Miguel Rubio Godoy, envió una carta al presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, para pedirle que reconsidere la propuesta de Dictamen.
“Extinguir los fideicomisos sin alternativas redundaría en un grave retroceso en la capacidad del Estado de generar conocimiento y formar los recursos humanos especializados que requiere la sociedad mexicana del siglo XXI”, indica la misiva enviada a los Diputados el viernes por la noche.
En la carta, los Centros Públicos de Investigación le explicaron a Mario Delgado que a lo largo de los últimos meses, muy particularmente en diversas sesiones de Parlamento Abierto convocado por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, expresaron que los Fondos de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico de los CPIs tienen importancia por diferentes razones: 
1. Se nutren de recursos autogenerados o donaciones de terceros, por lo que no reciben transferencias del Presupuesto de Egresos de la Federación. No le cuestan al erario, sino que lo complementan.
2. Los fondos están destinados a complementar y potencializar los recursos presupuestales que reciben los Centros para el desarrollo de sus actividades sustantivas, en particular la investigación y la formación de recursos humanos que requiere el país (becas). 
3. Los fondos se manejan de manera transparente, con rendición de cuentas, y están sujetos a la fiscalización de la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación. 
A esta carta se han sumó una tercera, emitida el sábado por la Red ProCiencia, donde participan investigadores y médicos de universidades públicas y privadas y en la que se manifiesta el desconcierto ante el nuevo dictamen, y también se subraya que va en contrasentido con lo que los diputados expresaron en el Parlamento Abierto a los presidentes de Academias y Sociedades científicas. 
“El proyecto contradice gravemente la declaración de los Coordinadores de todos los grupos parlamentarios, incluyendo Morena, quienes desde el 15 de abril señalaron en un comunicado que había “garantizar el apoyo a la investigación y desarrollo tecnológico y no afectar a ninguna de las instituciones ni proyectos en curso y potenciales”. Con ese espíritu, se llevaron a cabo tres sesiones de Parlamento Abierto los días 4, 18 y 26 de junio del presente. En ellas, los directores de los Centros Públicos de Investigación (CPIs), del Cinvestav y de otras entidades públicas, reconocidos investigadores y numerosos diputados participantes de todos los partidos, dieron abundantes razones y coincidieron en que, de concretarse la extinción de los fideicomisos de ciencia y tecnología, los resultados serían desastrosos para el funcionamiento de la ciencia en México y para el desarrollo del país”, dice la carta de ProCiencia.
“El contenido de esas sesiones ha sido reproducido en el desconcertante proyecto del dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados que dedica cinco páginas a reproducir los argumentos vertidos en el Parlamento Abierto para explicar por que son importantes los fideicomisos de ciencia (páginas 20 al 24) y acto seguido, recomienda desaparecerlos, alegando que no se afectará a la ciencia y la tecnología y traicionando el espíritu franco de dicho parlamento”, agrega la tercera carta grupal enviada a los diputados.
Una cuarta carta fue enviada el sábado a la Cámara de Diputados, pero dirigida a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública por la la Sociedad Mexicana de Bioquímica (SMB), fundada en 1957. En su misiva la SMB le pide a la Comisión de Presupuesto reconsiderar el sentido de su Dictamen, asegurando la preservación de los fideicomisos de Ciencia y Tecnología porque, argumenta, estos han revelado ser un mecanismo invaluable para la marcha saludable del Sistema de Ciencia y Tecnología, bajo ningún concepto prescindible. 
“Recibimos con sorpresa y preocupación que el dictamen proponga la extinción de los fideicomisos de ciencia y tecnología, invocando que su extinción no afectará las actividades del sector. Por el contrario, sostenemos que su extinción privará al sistema de ciencia y tecnología de recursos muy importantes para su actividad, comprometiendo el futuro de investigaciones en curso y el apoyo a jóvenes con vocación científica. Eliminarán una fuente importante de recursos y un mecanismo para ejercicio transanual de recursos para investigación, insustituibles por otros mecanismos. Más aún, su extinción generará importantes problemas legales, dado que todas las reglas de operación estipulan que, en caso de extinción de un fideicomiso, los recursos revertirán a la entidad generadora, no a la Tesorería de la Federación”, detalla la SMB.
Se espera que en las próximas horas sean enviadas otras 32 cartas elaboradas por otras Sociedades Científicas. 
NOMENCLATURA EN BIOTECNOLOGÍA. Otro tema que generó muchos comentarios y críticas al gobierno mexicano de parte de estudiantes e investigadores desde el pasado lunes fue la desaparición de la palabra Biotecnología dentro del nuevo Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores, en el que figuraba como Área de Conocimiento sujeta a una específica Comisión Dictaminadora (Área de Conocimiento VI). 
La eliminación de esta área del texto del reglamento fue criticada a través de decenas de tweets, memes y posts en los que los estudiantes de Biotecnología muestran cómo el nuevo reglamento les hace parecer como payasos de circo o en los que aparecen llorando como si hubiera muerto un familiar. Ejemplos de expresiones de jóvenes en las redes twitter y facebook indican cosas como: “Si el Conacyt_MX fue capaz de eliminar la biotecnología en medio de una pandemia, demuestra la poca importancia que se tiene a la ciencia y luego andan preguntando por qué los jóvenes no se quieren quedar”, de @Lovely_punky, o “Neta qué coraje. ¿¡¿cómo es posible que quiten la biotecnología del SNI en medio de una pandemia?!?Aquí se nota la ignorancia y el capricho de los que tienen poder”, de @dianaoropeza28.
Hay que contextualizar informando a los lectores que en México hay 9 mil estudiantes, investigadores e ingenieros en biotecnología de salud, agrícola, de alimentos e industrial. 
Sobre estas críticas, Conacyt respondió el viernes con un Aviso Aclaratorio que dice: 
“Ante las declaraciones falsas y distorsiones publicadas en varios medios informativos y redes sociales, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología considera oportuno aclarar ante la opinión pública y ante la comunidad científica de México lo siguiente: 
“La disciplina de biotecnología no desapareció en el nuevo Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores, publicado en el DOF el pasado 21 de septiembre de 2020. Al contrario: ante la diversidad de líneas de investigación de la comunidad de biotecnología, se permite ingresar su solicitud en tres diferentes áreas del SNI, dependiendo de la pertinencia: 
Área II. Biología y Química
Área VII. Ciencias de Agricultura, Agropecuarias, Forestales y de Ecosistemas 
Área VIII. Ingenierías y Desarrollo Tecnológico”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -