Opinión


Christian Coleman

El velocista estadunidense se convirtió ayer en el nuevo rey de la velocidad, al ganar los 100 metros planos en el Mundial de Atletismo en Doha, con un registro de 9.76” segundos, la sexta mejor marca de todos los tiempos. A sus 23 años, Coleman destronó a su compatriota Justin Gatlin, pero con todo y ese triunfo explosivo sobre el joven de Atlanta pesa la sombra de un posible doping, tras esquivar algunos controles y gracias a una argucia legal se le permitió competir en el mundial. Es por eso que el velocista, de pocas palabras, celebró muy a su manera con un carácter serio, casi sin felicitar a sus compañeros, como si no quisiera perder la concentración, pues en su mente aún le quedan dos pruebas más: los 200 metros y el relevo 4X100, en las que también busca el oro.

Christian Coleman | La Crónica de Hoy

  El velocista estadunidense se convirtió ayer en el nuevo rey de la velocidad, al ganar los 100 metros planos en el Mundial de Atletismo en Doha, con un registro de 9.76” segundos, la sexta mejor marca de todos los tiempos. A sus 23 años, Coleman destronó a su compatriota Justin Gatlin, pero con todo y ese triunfo explosivo sobre el joven de Atlanta pesa la sombra de un posible doping, tras esquivar algunos controles y gracias a una argucia legal se le permitió competir en el mundial. Es por eso que el velocista, de pocas palabras, celebró muy a su manera con un carácter serio, casi sin felicitar a sus compañeros, como si no quisiera perder la concentración, pues en su mente aún le quedan dos pruebas más: los 200 metros y el relevo 4X100, en las que también busca el oro.  

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -