Academia


Científicos descubren mecanismo de cambio de sexo en los peces

Científicos hallaron el mecanismo que permite a los peces, a través de la reconfiguración genética de las gónadas y cambios en la “memoria celular”, modificar su sexo en la edad adulta, publicó ayer la revista Science Advances.

Científicos descubren mecanismo de cambio de sexo en los peces | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

Científicos hallaron el mecanismo que permite a los peces, a través de la reconfiguración genética de las gónadas y cambios en la “memoria celular”, modificar su sexo en la edad adulta, publicó ayer la revista Science Advances

Mucha gente da por cierto que el sexo biológico queda establecido al nacer, pero muchos peces lo cambian de forma rutinaria en la edad adulta como parte natural de su ciclo vital, según la coautora del estudio, Erica Todd, del Departamento de Anatomía de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda.

Entre los peces que cambian de sexo se encuentran el pez payaso, que se popularizó por la película Finding Nemo; el kobudai; el caribeño Labrido de Cabeza Azul, que es popular en los acuarios; y el bacalao azul de Nueva Zelanda.

“La mayoría de los Labrido de Cabeza Azul empiezan su vida como hembras, pero pueden cambiar de sexo más tarde y se convierten en machos, un proceso que toma de 10 a 21 días en completarse”, explicó Todd.

Cuando un grupo social pierde al macho dominante, la hembra más grande se transforma en macho fértil en 10 días. Las hembras inician este cambio a los pocos minutos: primero modifican su color y muestran comportamientos masculinos, después sus ovarios se retraen y en su lugar crecen testículos completamente funcionales.

Para esta investigación, los científicos emplearon los últimos enfoques genéticos en secuenciación del ácido ribonucleico (ARN) y análisis epigenéticos; y descubrieron cuándo y cómo genes específicos se activan o desactivan en el cerebro y las gónadas para que el cambio de sexo se produzca.

Los científicos indujeron el cambio de sexo en hembras Labrido de Cabeza Azul al quitar a los machos dominantes en grupos sociales establecidos en corales frente a las costas de Florida.

“Encontramos que, primero, se ‘apagan’ los genes necesarios para el mantenimiento del ovario, y luego se ‘enciende’ una nueva senda genética que promueve la formación de testículos”, explicó Todd.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -