Opinión


Circe Camacho

Y es que la juventud no nos libra de algunos de los actos más obtusos de las viejas tradiciones políticas; ni ser colaboradora en Crónica la libra de una cariñosa reprimenda y de su ubicación en nuestro Abajo de hoy. ¿De verdad arriba Maduro? ¿De verdad aunque una cuarta parte de la población de la otrora floreciente sociedad venezolana haya salido despavorida de su territorio? Vaya, la gran duda es si de verdad no se puede establecer un apoyo respetuoso y crítico a quienes pueden coincidir con las ideas propias pero tienen una praxis extraordinariamente negativa... Nosotros pensamos que sí, que sí es posible, así que Circe, nuestra Circe y sus gritos en favor del indefendible Nicolás Maduro están en este rincón abajeño de hoy.

Circe Camacho | La Crónica de Hoy

 Y es que la juventud no nos libra de algunos de los actos más obtusos de las viejas tradiciones políticas; ni ser colaboradora en Crónica la libra de una cariñosa reprimenda y de su ubicación en nuestro Abajo de hoy. ¿De verdad arriba Maduro? ¿De verdad aunque una cuarta parte de la población de la otrora floreciente sociedad venezolana haya salido despavorida de su territorio? Vaya, la gran duda es si de verdad no se puede establecer un apoyo respetuoso y crítico a quienes pueden coincidir con las ideas propias pero tienen una praxis extraordinariamente negativa... Nosotros pensamos que sí, que sí es posible, así que Circe, nuestra Circe y sus gritos en favor del indefendible Nicolás Maduro están en este rincón abajeño de hoy.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -