Opinión


Clara Brugada Molina

Tal parece que la alcaldesa de Iztapalapa no puede resolver los dos problemas que aquejan a los habitantes y que fueron sus compromisos de campaña: Seguridad y agua. Resulta que de las seis rutas de transporte público más peligrosas de la Ciudad de México, cinco de ellas cruzan su territorio, y ella, ni enterada, puesto que no mueve un solo dedo para darle tranquilidad a familias enteras que desde temprano salen a trabajar y no saben si regresarán, como el caso del Tío Dena, quien perdió la vida en un asalto a transporte público.

Clara Brugada Molina | La Crónica de Hoy

Tal parece que la alcaldesa de Iztapalapa no puede resolver los dos problemas que aquejan a los habitantes y que fueron sus compromisos de campaña: Seguridad y agua. Resulta que de las seis rutas de transporte público más peligrosas de la Ciudad de México, cinco de ellas cruzan su territorio, y ella, ni enterada, puesto que no mueve un solo dedo para darle tranquilidad a familias enteras que desde temprano salen a trabajar y no saben si regresarán, como el caso del Tío Dena, quien perdió la vida en un asalto a transporte público.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -