Academia


"¿Cómo cambiamos nuestra mente, si la ciencia está clara pero no se le hace caso?"

Hasta ahora ha sido muy difícil explicar a los grandes grupos de la población qué es el cambio climático y sus consecuencias, añade Carlos Klink, profesor de Ecología en la Universidad de Brasilia.

“Sí hay deforestación, eso no se puede negar, pero nadie menciona que en los últimos 15 años la deforestación en Brasil se redujo 75 por ciento, dice Carlos Klink. (Foto: Antimio Cruz)

Hay una manipulación en la actual narrativa sobre el cambio climático. Cuando se habla sobre este problema global se subraya mucho el daño que provoca la deforestación y los incendios, como los que lamentablemente afectaron a Brasil en 2019, pero nadie dice que estamos en los niveles más bajos de deforestación de la historia reciente y se pasa por alto que el 86 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue siendo la emisión por el incontrolado uso de energía de combustibles fósiles. 

Así lo explicó, en entrevista con Crónica, el exviceministro de Cambio Climático de Brasil y profesor de Ecología en la Universidad de Brasilia, Carlos Klink, quien dijo que hasta ahora ha sido muy difícil explicar a los grandes grupos de la población, fuera del mundo político y académico, qué es el cambio climático. “Algunas veces me cuesta trabajo explicarle hasta a mi mamá”, dijo en broma durante una breve visita a la capital de Yucatán, México, invitado por la organización de periodismo estadunidense Inquire First.

“Sí hay deforestación, eso no se puede negar, pero nadie menciona que en los últimos 15 años la deforestación en Brasil se redujo 75 por ciento con un conjunto de políticas públicas de varios gobiernos diferentes. Éste fue un pacto muy grande que benefició al bosque tropical pero también a las sabanas, que son más fáciles de transformar y que no se estaban cuidando. En el caso de Brasil también se redujo 45 por ciento la devastación de la sabana y esos datos no se incluyen en la narrativa de quienes se niegan a reducir algo su consumo de petróleo”, indicó el académico egresado de la carrera de Ciencias Biológicas de la Universidad Campinas, de Brasil, y posteriormente obtuvo su maestría y doctorado en Ecología en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. 

“¿Cómo cambiamos nuestra mente, si la ciencia está clara pero no se le hace caso?”, dice el hombre que estuvo a cargo de las políticas de cambio climático de Brasil entre 2012 y 2015, cuando gobernaba la presidenta Dilma Rousseff. 

ALTERNATIVAS ECONÓMICAS. Sin atribuir los avances de su país a un solo gobierno o grupo político, pone como ejemplo que desde los años 80 Brasil comenzó a utilizar tecnología satelital para vigilar las tendencias de deforestación y regeneración de terrenos que habían sido transformados. 

“Al uso de la tecnología se han sumado muchas políticas de estímulo para que las personas no deforesten. Ése es el punto más complejo y donde se ha trabajado mucho: cómo le ofrecemos alternativas económicas a las personas que son dueñas de la selva. Nosotros hemos tenido que trabajar mucho para ofrecer alternativas económicas para toda la zona del Amazonas. Una de las ideas que se ha impulsado, aunque todavía es parte de un gran debate, es lo que se llama bio-economía, que propone aprovechar el potencial químico y biológico de ese gran bosque, que está conservado en 80 por ciento del territorio. En 2015 hubo cambios para introducir a las leyes el concepto de aprovechamiento ordenado de la biodiversidad. Ése es un punto central para frenar la extracción desordenada de la deforestación”, agrega.

Un dato que le parece importante ­subrayar es que Brasil aportó más de 20 millones de dólares para financiar a otros países vecinos para que adopten tecnología satelital en la vigilancia y conservación de sus propias selvas y sabanas. Además, hay impulso a empresas que usan ordenadamente la biodiversidad, no sólo en Brasil, sino en países vecinos como Perú, Bolivia y Colombia.

“Muchos piensan en Brasil como el campeón de la deforestación, pero hay que revisar la narrativa y observar los avances que se han logrado con lo que llamamos políticas sur-sur”, concluyó.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -