Metrópoli


“¿Cómo voy a hacer ejercicio junto a gente que se droga?”

Aparecieron para ganar espacios públicos y para apoyar una vida sana. Pero el éxito se da según cada lugar... en estos, el proyecto naufragó.

“¿Cómo voy a hacer ejercicio junto a gente que se droga?” | La Crónica de Hoy

Inseguridad falta de iluminación y ahora mantenimiento, las causales.

Vacíos, descuidados y sumidos en la inseguridad es como se encuentran gimnasios urbanos que fueron instalados en parques, bajo puentes, explanadas y hasta en unidades habitacionales de la Ciudad de México. Otros especios de este tipo han tenido éxito en atraer a los ciudadanos que desean ejercitarse. Es el caso de los parques Odesa, Venados, Pushkin o Dr Ignacio Chávez; pero otros han fracasado a pesar del buen equipamiento.

El programa inició en 2013 como una estrategia para promover la actividad física y la vida saludable entre los capitalinos, sin embargo, varias de las ubicaciones en donde fueron colocados resultan ser zonas escondidas, con poca vigilancia y quizás eso contribuyó a que haya poca afluencia de personas. Aunado a esto, desde el año ante pasado, el mantenimiento de los más de mil 300 equipos deportivos pasó de ser responsabilidad del gobierno central a estar a cargo de cada una de las 16 alcaldías.

Por tal motivo al día de hoy hay gimnasios que lucen oxidados, rotos y hasta con letreros de fuera de servicio, que permanecen pegados por meses sin que ninguna autoridad los repare o se encargue de su sostenimiento.

Crónica realizó un recorrido por varios puntos de la ciudad en donde estos ejercitadores fueron colocados durante la administración de Miguel Ángel Mancera como jefe de gobierno, y se pudo constatar cómo sin importar el horario o día de la semana estos gimnasios permanecen desiertos.

Carla vive en la colonia Santa Isabel Tola, ubicada en la alcaldía Gustavo A. Madero y explicó a este medio que a pesar de vivir a tan solo 3 cuadras del gimnasio urbano que se encuentra dentro del Parque del Mestizaje prefiere no ir, ya que en el sitio en el que se encuentran los ejercitadores es común ver a personas drogándose y consumiendo bebidas alcohólicas.

“A mí me gusta mucho hacer ejercicio, pero aunque ese gym está a 5 minutos de mi casa prefiero no ir, porque ahí y en todo el parque es súper frecuente ver personas drogándose y tomando y es bien conocido por todos los vecinos que estar por ahí en la tarde es arriesgarse a que te asalten”, dijo la joven de 22 años.

Y agregó: “Creo que la idea de poner gimnasios gratuitos y al aire libre para que cualquiera pueda usarlos es una idea increíble, lamentablemente las ubicaciones de muchos de estos sitios parece que no fueron muy bien pensadas y sólo los pusieron porque no les quedaba de otra y entonces están en lugares peligrosos, y ahora súmale que muchos están rotos, pues menos te dan ganas de ir”.

Otro sitio que resulta peligroso y en donde se encuentran colocados ejercitadores es en el parque infantil Tlatelolco, que se encuentra bajo el puente de insurgentes en la alcaldía Cuauhtémoc, donde vecinos de la zona mencionaron que el sitio a partir de las 6:30 de la noche se convierte en un lugar “muy peligroso y vacío donde puede ser que te asalten o te pase algo”.

Omar, quien diario sale a correr con su perro, comentó que en un inicio si ocupaba el gimnasio urbano que se encuentra dentro de ese parque, pero que luego las luces del sitio empezaron a fallar por lo que el lugar permanece a oscuras, situación que le genera desconfianza.

“Diario saco a correr a Max, mi perro, antes venía y lo amarraba y me ponía a hacer un poquito de ejercicio; pero desde hace ya meses ni siquiera hay luz en el parque, ni la cancha de futbol que hay tiene luz, entonces se mete luego gente rara que parece estar drogada y pues si da miedo...”

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -