Negocios


Comunicación, el dique para evitar el desborde social

No son tiempos de experimentar, nunca lo han sido, y tomar la materia informativa como un elemento del mayor aporte e importancia es hoy día inaplazable.

Comunicación, el dique para evitar el desborde social | La Crónica de Hoy

En definitivo México, al igual que la inmensa mayoría de las naciones en el mundo, atraviesa por un proceso de alto nivel de crisis en materia de salud ante la expansión, y ya considerada pandemia del COVID-19, más popularmente descrita como coronavirus. 

De entre los múltiples daños colaterales de esta afectación en materia de salud, está lo que evidentemente se convertirá en una crisis adicional interna en materia económica, debido a que se paralizará, y ya se siente,  en gran medida, la capacidad productiva nacional, y con ello, la capacidad y potencialidad de compra en la más diversa categoría de productos y servicios.

De manera paralela a este de por sí dramático panorama, se dieron movimientos económicos desafortunados con la caída de los precios del petróleo, lo que también marca un proceso sumamente difícil en materia económica internacional, México evidentemente no podría haber sido  la excepción.

Lo anterior, considerando que ésta es una sección y editorial enfocada principalmente a temas de comunicación y mercadotecnia, me permito expresarlo como la antesala de lo que es también ya una crisis, especialmente en el gobierno federal y varios locales. Y me refiero a la epidemia que han creado en materia de “Pánico Informativo”.

En todos los casos de nación, la presidencia se hace rodear de un grupo especializado y altamente capacitado en diversidad de temas para atender el desarrollo nacional y las crecientes demandas sociales. Así, contamos con un Secretario de Hacienda, especialista en materia financiera; uno en Turismo, especializado en la promoción del país como una oferta de esparcimiento  e inversión; uno en Economía para el desarrollo interno en la promoción de nuevas empresas o Gobernación, en materia política, todo lo anterior sólo como un muy breve ejemplo.

Éste sería el mismo caso para la Secretaría de Salud, hoy a cargo del Dr. Jorge Alcocer Varela, quien frente a todo el panorama gris del coronavirus se ha mantenido en la sombra, ajeno a toda manifestación pública que es parte de su responsabilidad y dejando los temas y la exposición ante medios y sociedad a cargo de Hugo López-Gatell Ramírez.

El manejo de comunicación es de mayor relevancia e importancia, no sólo a nivel privado o empresarial, es fundamental en materia política y social. La comunicación y las estrategias adecuadas en la materia siempre generan:

a) Acciones claras
b) Certidumbre
c) Confianza
d) Evita la propagación de información falsa o manipulada
e) Y, entre otras, pero la más importante, evita una epidemia de PÁNICO, que nace precisamente de la falta de control en materia de comunicación.

Urge, dentro de todas las acciones que se están llevando a cabo para poder hacer frente a las adversidades, acciones y estrategias correctas y fundamentadas, en materia de información y comunicación, para evitar un desborde social, hoy ya visto en puntos identificados, y que nace precisamente de la falta de una comunicación adecuada, permanente y correcta.

Las acciones que al día de hoy se han llevado a cabo dentro de la Fase 1 en la que estábamos todavía el lunes de esta semana, se implementaron gracias a la coordinación de la sociedad civil a través de los medios a su alcance, así como al apoyo de los medios de comunicación de manera independiente y responsable.  Así lo vimos incluso en los lamentables sucesos del terremoto de pocos años atrás, en donde también fue la sociedad civil la que ordenó y adecuó de manera pronta y efectiva medidas de comunicación que permitieran acciones con resultados alentadores. 

Al día de hoy, y frente a este cúmulo de problemas, ¿dónde están esas acciones de comunicación que den certidumbre a la población civil, a las empresas micro y medianas que son las más afectadas, y suman en su conjunto más del 80% de la capacidad productiva nacional; a las familias, a los enfermos, a los empleados y a todos aquellos que están siendo alcanzados, impactados y fuertemente golpeados por todos estos alarmantes sucesos.

Hoy más que nuca se requiere de una comunicación permanente, eficiente, confiable y segura, que evite la propagación del terrorismo informativo y de otro virus implacable que es la “ignorancia” que desborda hacia la mentira y genera la falsedad informativa.

Comunicar es indispensable, pero debe hacerse de manera responsable, continua, verídica, fundamentada y profesional, a través de los canales que permitan la mayor exposición y la viralización eficiente de los contenidos.

No son tiempos de experimentar, nunca lo han sido, y tomar la materia informativa como un elemento del mayor aporte e importancia es hoy día inaplazable, interviniendo para ello los expertos, dejando a un lado la improvisación que al día de hoy sólo agudizó cada problemática.
 

Twitter: @GaryBrmdez
Facebook: BHF Estrategas

Comentarios:

Destacado:

+ -