Cultura


Con "Convénceme de vivir", Gaby Pérez Islas busca reencontrarnos con la vida

La reconocida tanatóloga señaló que actualmente existe mucha gente muerta en vida y en la peor soledad que existe.

Con

Foto: Especial

A través del diario de Bárbara, una mujer de 81 años que acaba de enviudar, la autora Gaby Pérez Islas aborda el duelo,  la soledad y el sentido de la vida, en su novela Convénceme de vivir.  “Es un libro de tanatología que te refleja la vida como es, no como quisiéramos que fuera. La muerte no llega cuando nosotros lo decidimos; quien se suicida cree que tiene ese poder en las manos y no es así. Tiene que coincidir tu destino con tu voluntad”

Además, señaló que actualmente existe mucha gente muerta en vida y en la peor soledad que existe, estando acompañado. “Vivir es sentir este Kilig del que Bárbara habla, es sentirte conectado a la vida, emocionado y agradecido. La vida actual nos deja en tal agotamiento que nos lleva a una mala calidad de vida; estamos tan agotados que a veces se nos enferman las ganas de estar y a veces se nos mueren porque cuando hemos tenido una pérdida fuerte, nos perdemos nosotros”, añadió en entrevista con Crónica.

En la novela, Bárbara necesita reencontrarse con la vida, por ello aborda un crucero que navega por el Atlántico. Permanecer en el mar, explicó, representa los distintos estados de ánimo que se atraviesan en la vida y durante el duelo, por ello, es la parte espiritual.

“Bárbara está tambaleante, como es su caminar por cubierta. Está en algo tan inseguro como un barquito de papel en la tina de niño. Esto es un símbolo de lo que pasa en el duelo, no estás pisando tierra firme, cambias todo el tiempo tu manera de pensar, las decisiones que tomas y tu estado de ánimo. Ella había ido a este viaje a poder llorar, lloró un mar, y esas misas lagrimas fueron haciendo un camino que le devolvió la tranquilidad, el amor de los suyos y la capacidad de vivir aventuras”

Además, resaltó la importancia de dignificar la vida de los adultos mayores ya que existe una gran diferencia entre tener signos vitales y estar vivo. “En el oriente se les escucha, en el occidente no, aquí les pasamos por encima. Vivimos tan rápido que  ellos no pueden seguirnos el paso. Quiero que al leerlo se replanteen cómo están viviendo y cómo no le están dando la importancia a esos seres.  El viejo, como sabio sabe lo que es verdaderamente importante y debemos de escucharlo”.

havh

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -