Academia


Con nebulizadores, hacen más efectivos medicamentos para males respiratorios

La tecnología reduce hasta 5 micras las partículas de fármacos para llegar a bronquios y alveolos. No todos los pueden ser aplicados a los pacientes por medio de esta técnica, dice Francisco Cuevas.

Con nebulizadores, hacen más efectivos medicamentos para males respiratorios | La Crónica de Hoy

La nebulización permite administrar antiinflamartorios esteroideos y broncodilatadores. (Foto. Fundación Cardioinfantil)

Las dosis de medicamentos para enfermedades respiratorias se reducen entre 10 y 20 veces cuando son administrados por medio de nebulización, en lugar de recetarse por vía oral o rectal, porque nueva tecnología ha permitido obtener partículas de menos de 5 micras que llegan hasta las vías más bajas del sistema respiratorio, como bronquios y bronquiolos, explicó a Crónica el doctor Francisco Cuevas Schacht, jefe de Neumología del Instituto Nacional de Pediatría.

El especialista informó que ese tipo de equipos, como los llamados de malla vibratoria, se usan cada vez más en la época invernal —que se llega a extender desee diciembre hasta marzo— porque hay un aumento exponencial de las enfermedades respiratorias entre niños menores de 2 años y adultos mayores de 64 años.

“Nosotros observamos que entre el 80 y 90 por ciento de la consulta externa en el hospital de pediatría es por enfermedades respiratorias, agrupadas en dos conjuntos: las enfermedades agudas que frecuentemente son infecciosas, y las enfermedades agudas de evolución crónica, es decir enfermedades que se mantienen durante mucho tiempo como las alergias, asma o enfermedades que se derivan de la exposición repetida a contaminantes como el humo de las cocinas de leña o quienes conviven con fumadores. 

MICROPARTÍCULAS.  El uso de nebulizadores se justifica por la necesidad de llevar vapor de agua o micropartículas de medicamento hasta la parte baja o más profunda de las vías respiratorias, pues el vapor generado con métodos convencionales libera partículas demasiado grandes, mayores a 10 o 15 micras, que sólo  humectan la nariz y paranasales, sin llegar a beneficiar a los pulmones.

Los nebulizadores de malla vibratoria han logrado que hasta 50 por ciento de las partículas liberadas por esos equipos tengan tamaños inferiores a 5 micras. 

“Un principio médico para atender las enfermedades respiratorias es mantener la humectación de las vías aéreas. Esto se hace porque una de las características comunes de las enfermedades respiratorias es la inflamación de las vías aéreas y con la inflamación aumentan las secreciones. Cuando no hay una humectación adecuada, las secreciones o lo que comúnmente se llama flema, se vuelve más adherente, espesa y difícil de expulsar. Entonces, aumenta el reflejo para tratar de expulsarla, que es la tos”, indicó el doctor  Cuevas Schacht, quien es además Presidente fundador del Colegio Mexicano de Neumólogos Pediatras.

“Entonces, tenemos que atender dos problemas: ¿Cómo llevar humectación a las zonas inflamadas? y cómo llevar a ese lugar medicamentos que disminuyan la inflamación. Así hemos visto que mientras un medicamentos que por vía oral requiere una dosis de 5 mil microgramos —por ejemplo una cucharada de jarabe—, al ser aplicado por medio de un nebulizador puede generar partículas muy pequeñas que lleguen a las vías aéreas más estrechas y sólo se requieren dosis de entre 200 o 500 microgramos”, explicó el especialista del Instituto Nacional de Pediatría.

El doctor Francisco Cuevas aclaró que no todos los medicamentos pueden ser aplicados a los pacientes por medio de nebulización pues algunos, por las propias características de sus moléculas, no pueden ser reducidos a partículas de menos de 10 micras.

“Lo que nosotros solemos aplicar por medio de nebulización son antiinflamatorios esteroideos y medicamentos broncodilatadores. No podemos administrar antiinflamatorios no esteroideos (AINES) porque sus características no permiten que sea nebulizado”, agregó.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo hay 65 millones de personas que presentan alguna enfermedad pulmonar obstructiva (EPOC), 334 millones sufren de asma y más de 50 millones luchan contra diferentes enfermedades pulmonares laborales por la exposición a químicos o humo de diferentes tipos.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -