Academia


Conacyt está dañando nuestra reputación: excomisionados del SNI

Acusaciones vertidas en comunicado sobre destitución de Antonio Lazcano no tienen fundamento y dañan la imagen pública de los investigadores, señalan en carta enviada a directivos

Conacyt está dañando nuestra  reputación: excomisionados del SNI | La Crónica de Hoy

Más de 60 académicos, exintegrantes de comisiones dictaminadoras del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) externaron su apoyo a Antonio Lazcano y desaprobaron su destitución dentro de la comisión del Área II, notificada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, tema que además fue motivo de un comunicado. La carta dirigida a María Elena Álvarez Buylla, directora de Conacyt; Carmen de la Peza Casares, directora Adjunta de Desarrollo Científico y a Mario de Leo Winkler, director del SNI, externa además su preocupación por las insinuaciones y acusaciones que hace Conacyt sobre el trabajo de estas comisiones en el pasado. La carta finaliza con una solicitud al Conacyt para que se disculpe públicamente.

En el comunicado 77/19 firmado por la Dirección General y titulado ‘El Conacyt informa sobre el caso del Dr. Antonio Lazcano se explican los motivos que llevaron al SNI a expulsar al Dr. Antonio Lazcano como integrante de la comisión del Área II, refiere una carta firmada por los académicos de instituciones como la UNAM, Cinvestav, Centros Públicos de Investigación y Centros Nacionales de Salud, entre otros.

“Más allá de que consideramos esta decisión injustificada, ilegal, innecesaria, polarizante y excesiva, el propósito de este documento es manifestar nuestra inconformidad, preocupación y molestia por otros aspectos que se mencionan en dicho documento”. Al inicio del documento, refiere el texto, se menciona que “El nuevo Conacyt no va a reproducir viejas prácticas de opacidad, privilegios y favoritismos que se acostumbraban en administraciones pasadas”. Más adelante, se reitera que “El Conacyt ha dejado de reproducir prácticas opacas que implicaban privilegios, favoritismos, discrecionalidad e impunidad cuando se violaban los reglamentos o leyes”. Finalmente, se advierte que “Nadie está por encima de la normativa, como sí se acostumbraba en pasadas administraciones.”

Bajo el cobijo de esta argumentación, se acusa insistentemente a las administraciones anteriores del Conacyt de haber cometido múltiples faltas administrativas, prácticas corruptas e incluso delitos, pero hasta donde nuestro conocimiento alcanza no se ha aportado a la fecha ningún elemento de prueba o evidencia, señala el documento.

“En el comunicado de referencia, tampoco se precisa qué funcionarios, investigadores comisionados o evaluadores/dictaminadores del SNI o de proyectos, actividades de estudiantes o pertinencia de programas de posgrado presuntamente cometieron estos ilícitos. Creemos que esta acusación, lanzada de manera general y sin fundamento alguno, daña gravemente nuestra reputación y provoca un grave daño de imagen pública a los investigadores que hemos trabajado de manera honorífica en las diversas comisiones del Conacyt.

“Como exintegrantes de las comisiones del SNI, nosotros desconocemos si en las pasadas administraciones del Conacyt se realizaron prácticas de opacidad y discrecionalidad, si alguien disfrutó de privilegios y favoritismos, o si se violaron reglamentos o leyes, pero no tenemos problema en conminar a la institución a que asuma la responsabilidad de documentar esas faltas y proceda a levantar las denuncias respectivas.

“Lo que definitivamente no podemos permitir es que desde la Dirección General del Conacyt se señale injustamente a quienes participamos de manera entusiasta, íntegra/ética, honorable, responsable y comprometida en el arduo trabajo que representa la evaluación académica por pares del SNI, poniendo en entredicho nuestra reputación y colocándonos ante nuestra comunidad académica y la sociedad en general, bajo la sospecha de haber cometido actos indebidos”.

Ante la irresponsabilidad de las acusaciones imprecisas, el documento lanza la siguiente pregunta a los directivos: ¿se dan cuenta las autoridades de la gravedad y consecuencias que implica la pérdida de credibilidad de los integrantes de las comisiones y del mensaje que se envía a los futuros investigadores que pretendan participar en esta importante actividad?

“Por lo anteriormente expresado, solicitamos atentamente que la Dirección General del Conacyt precise a quiénes se refiere en particular cuando señala estas prácticas indebidas y que, si no cree necesario hacerlo, al menos se disculpen públicamente con las y los investigadores y tecnólogos que realizamos el trabajo encomendado por administraciones anteriores con ética, honestidad y la mejor voluntad de servir al desarrollo de la ciencia en México”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -