Academia


Conacyt, sin facultades para destituirme: Antonio Lazcano

“Usted pone en duda la probidad de las comisiones dictaminadoras previas, duda que es, a todas luces, no probada y peligrosa”; afirmó el premio Crónica. El científico le falló a su comunidad y al pueblo de México, contesta el Consejo.

Conacyt, sin facultades para destituirme: Antonio Lazcano | La Crónica de Hoy

El premio Crónica, Antonio Lazcano. Mario De Leo-Winkler, director del SNI, y Elena Álvarez-Buylla, directora de Conacyt.

Después de la destitución de su puesto honorario en una de las comisiones dictaminadoras del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Antonio Lazcano ha hecho pública su respuesta. A su vez, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a través de un comunicado también se pronunció al respecto.

El viernes pasado, Lazcano —miembro de El Colegio Nacional y Premio Crónica—  recibió una notificación por correo electrónico, sin firma, que le notificaba la pérdida de su nombramiento como miembro de la Comisión Dictaminadora del Área II: Biología y Química. En dicho correo refiere que lo anterior es en respuesta a dejar de asistir, “sin causa justificada”, a las reuniones de esta comisión.

Ayer, Lazcano Araujo hizo pública una carta dirigida al director del SNI, Mario De Leo-Winkler, donde señala:

“Me niego a atender el contenido de tal mensaje”, puesto que carece de nombre y firma, además de encontrarse en un limbo legal. “En segundo lugar, porque usted carece, en términos formales, de facultades para removerme de un cargo honorífico y sin salario para el que fui elegido de manera democrática y abrumadora por mis colegas”.

En su comunicado número 77 titulado “El Conacyt informa sobre el caso del Dr. Antonio Lazcano”, la institución refiere que “Antonio Lazcano faltó a ocho de 12 reuniones plenarias; sólo cuatro de sus faltas fueron justificadas”. Por su parte, el biólogo escribe en su carta a De Leo-Winkler que se ausentó en dos ocasiones. “Usted supo con toda anticipación de mis ausencias, porque el pasado 10 de junio me escribió ‘le reitero mi deseo para que tenga buen viaje’, luego de haberle notificado que tenía que impartir una conferencia en Múnich y participar en un curso en Paris, por lo que no podría asistir a dicha reunión plenaria”.

A la segunda reunión en que no participó, añade, se debió  que el citatorio que le enviaron tenía las fechas equivocadas. “Éste fue el segundo error calendárico en los citatorios que me envió para reuniones plenarias, lo cual resulta sorprendente, por decir lo menos, en el director del SNI”.

No obstante, Conacyt escribe “El Dr. Lazcano fue notificado de la pérdida de su calidad como miembro de la Comisión Dictaminadora a la que pertenecía por incumplir con sus deberes y fallarle así a la comunidad y al pueblo de México”. La afirmación es imputada a uno de los investigadores más importantes del país, con mayor reconocimiento internacional; uno de los profesores más queridos de la UNAM y uno de sus intelectuales más destacados que es a la vez, uno de los divulgadores más cercanos al “pueblo de México”.

Por otra parte, señala Lazcano, el correo electrónico enviado el viernes afirma que en el empeño de aplicar la normatividad vigente tiene como finalidad “evitar impunidad y laxitud de administraciones pasadas”. “Me temo que su redacción implica que usted (Mario De Leo- Winkler) pone en duda la probidad de las comisiones dictaminadoras previas, duda que es, a todas luces, no probada y peligrosa”. 

SIN DISCRECIONALIDAD. La destitución de Lazcano ocurre en un contexto de “coincidencias”, desestimadas a su vez por Conacyt. El jueves pasado, su directora, Elena Álvarez-Buylla, informaba la publicación de una carta publicada en la revista Science, titulada “Una nueva agenda científica en México”, en respuesta a “las imprecisiones del Dr. Antonio Lazcano (Science 26/7/19) respecto a la ciencia en México”, en referencia a otra carta publicada por la revista.

También se da en el contexto de una serie de críticas del biólogo a la política del nuevo Conacyt, así como de De Leo-Winkler, por dirigir al SNI cuando que nunca ha pertenecido a éste y su experiencia académica es limitada.

Conacyt afirma que no hay discrecionalidad en la aplicación de la normativa a Lazcano y que la misma medida reglamentaria se comunicó “en tiempo y forma, de manera simultánea y privada”, a seis académicos de un total de 128 miembros de las comisiones dictaminadoras, “cuya abrumadora mayoría cumplió a cabalidad con su encomienda y el Reglamento”.

“Se falta a la verdad al afirmar que la remoción del Dr. Lazcano de la Comisión Dictaminadora fue causada por sus críticas al Conacyt y a su directora general (…). Un debate entre pares y aportación de evidencia en una de las revistas científicas de mayor prestigio. Cabe recordar que las fechas de publicación de la revista Science no son decididas por el Conacyt y no tienen correlación alguna con las inasistencias del Dr. Lazcano.

“El proceder de los servidores públicos del Conacyt no está sesgado por consideraciones personales, a favor o en contra de nadie (…)

“Se manipula la verdad cuando la decisión de la Dirección del SNI de aplicar la normativa a todos los miembros de las comisiones dictaminadoras por igual se presenta como una injusticia y un atentado a la ciencia. El Conacyt actúa de manera objetiva y conforme a Derecho, confirmando su compromiso con la legalidad, y lo hace precisamente en defensa de la ciencia y los investigadores de este país”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -