Opinión


Concepción Armida, modelo de santidad y de mujer emprendedora

Concepción Armida, modelo de santidad y de mujer emprendedora | La Crónica de Hoy

La beatificación de Concepción Cabrera de Armida que tuvo lugar ayer sábado en la Basílica de Guadalupe, y que fue presidida por el Cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, en representación del papa Francisco, y con la participación de más de 80 obispos, viene a corroborar que la mujer puede desempeñar papeles relevantes en la vida de la Iglesia.

Concepción Cabrera (1862-1937), fue la fundadora de cinco importantes movimientos religiosos, entre ellos, el grupo sacerdotal de los Misioneros del Espíritu Santo, y de estos cinco pilares conocidos como las Obras de la Cruz, se desprendieron otros más que hoy suman 18, y que tienen presencia en países de varios continentes. Todos ellos se desprenden del pensamiento místico de Concepción Cabrera.

Ella es la quinta mujer mexicana que ha sido elevada a los altares, pero es la primera laica, de modo que fue esposa y madre de 9 hijos; una gran mística y autora de más de 60 libros que poseen una elevada carga teológica; ella enviudó y sacó adelante a su familia, y también se daba tiempo para visitar enfermos y realizar y promover obras de caridad.

El tiempo que le tocó vivir a Concepción Cabrera no fue fácil, ni para ella ni para la Iglesia, pues entre otros momentos, vivió la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera de abierta persecución religiosa, tiempos difíciles para realizar fundaciones para la Iglesia. Hay otras mujeres mexicanas que en un futuro también pudieran ser beatificadas, y con ello, se incrementaría el reconocimiento de la Iglesia al histórico papel de la mujer como modelos de santidad y de vida social en favor de los pobres y necesitados.

El Cardenal Angelo Becciu, en la ceremonia religiosa, destacó que Concepción Cabrera fue “una figura maravillosa en sus diferentes aspectos de esposa, madre, viuda, inspiradora de institutos religiosos y de iniciativas apostólicas.”

“La belleza y la fuerza de su testimonio consiste en haber escogido, desde la adolescencia, consagrarse al amor absoluto: Dios, Elegir a Dios como amor absoluto significa abrazar su voluntad, que a Conchita se manifestó de manera inmediata y clara: Serás esposa y madre”, dijo el Cardenal Becciu.

La Basílica de Guadalupe se llenó de fieles a toda su capacidad, incluyendo las capillas superiores, y aun en el atrio había gente que seguía la ceremonia de cerca, de modo que asistieron más de 12 mil personas a la ceremonia de beatificación.

Para este domingo, están programadas otras actividades festivas, que tendrán lugar en el templo conocido como San José del Altillo, ubicado en la Avenida Universidad 1700, y en donde está sepultada la ahora beata Concepción Cabrera; allí celebran misas este domingo el Obispo Auxiliar de Seattle; Mons. Eusebio Elizondo; Gustavo García Siller, obispo de San Antonio, Texas;  el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, y Rogelio Cabrera, Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, entre otros.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -