Academia


Caos y conflicto político, si desaparecen fideicomisos: diputados de Comisión de Ciencia

Ante la inminencia de la desaparición de los fideicomisos de investigación, sugieren una solución intermedia: concentrar el dinero de los fondos en un solo fideicomiso de gran talla controlado por Conacyt

Caos y conflicto político, si desaparecen fideicomisos: diputados de Comisión de Ciencia | La Crónica de Hoy

La desaparición de los fideicomisos públicos con los que se sostienen las actividades de investigación científica en México, a través de un proyecto de decreto que votará hoy la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, provocará “conflicto y caos político en universidades, instituciones de Educación Superior y organismos de CTI (Ciencia, Tecnología e Innovación)”, opinó la Comisión de Ciencia de la misma Cámara de Diputados en una carta enviada el viernes al Presidente de la Comisión de Presupuesto, Erasmo González Robledo.

El diario Crónica tiene copia de dicha misiva.

En la misma carta se sugiere una solución intermedia que consiste en concentrar el dinero de los fondos en un solo fideicomiso de gran talla controlado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).  Esta solución intermedia ya había sido cuestionada por las Sociedades Científicas pues agudizaría los actuales retrasos de Conacyt para convocar y dictaminar proyectos, que ya son de hasta 8 meses.

En total, la Sección Academia de La Crónica de Hoy tiene copias de 15 cartas enviadas a los diputados entre el viernes y el lunes de parte de diferentes actores del sistema de ciencia y tecnología: la Academia Mexicana de Ciencias (AMC); los directores de los 26 Centros Públicos de Investigación (CPIs-Conacyt); los presidentes y mesas directivas de 16 sindicatos de trabajadores de Centros Públicos de Investigación; así como por las mesas directivas de la Sociedad Mexicana de Física; la Asociación Mexicana de Computación; la Sociedad Mexicana de Bioquímica; el Consejo Mexicano de Ciencias Sociales; la Sociedad Mexicana de Eletroquímica; la Academia de Investigación en Biología de la Reproducción; la Sociedad Mexicana de Virología; La Sociedad Matemática Mexicana; la Asociación Mexicana de Microbiología; la Academia de Ciencias de Morelos; la red de investigadores y médicos de universidades públicas y privadas ProCiencia y la asociación de estudiantes de posgrado e investigadores del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav). Diferentes fuentes informaron que otras 17 cartas se habrían enviado a los diputados, pero de ellas no tiene copias este diario.

 

 

Minutos antes del cierre de este texto, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) también se manifestó contra la desaparición de fideicomisos con una carta conjunta de la Coordinación de Investigación Científica; la Coordinación de Humanidades; la Coordinación de Difusión Cultural y la Coordinación de Equidad de Género en la que razonan argumentos y piden a los diputados “permitan el desarrollo de iniciativas y proyectos en el mediano y largo plazo, preservando el monto de los fondos y fideicomisos que permitan la continuidad de los proyectos y que operen bajo normas claras y transparentes en el uso de recursos públicos”

El corazón del conflicto es que, por un lado, el gobierno de la República y los impulsores del actual dictamen de extinción de fideicomisos afirman que ese mecanismo financiero ha sido herramienta para realizar actos de corrupción sin que se pueda supervisar su funcionamiento. Por el otro lado, los investigadores afirman que esos mecanismos sí sin fiscalizables, que se pueden cambiar sus reglas de operación si se les considera inapropiados y que son indispensables para aportar recursos económicos estables a la ciencia, sobre todo a los proyectos de investigación que duran más de un año.

Hay que aclarar que la desaparición de los fideicomisos no es apoyada, en bloque, por todos los diputados. Para tratar de detener este movimiento de finanzas y políticas públicas, la diputada María Marivel Solís Barrera, del partido Morena y presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología explicó todos los impactos negativos de extinguir los fideicomisos de ciencia, en la carta que envió el viernes a su compañero de bancada, el diputado Erasmo González Robledo, también de Morena y presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública. Estos son algunos de los impactos negativos enlistados:

I. El colapso del quehacer científico y el desarrollo tecnológico emanado de 4,287 proyectos aprobados y amparados en convenios vigentes multianuales (modalidad imprescindible en el quehacer científico y el desarrollo tecnológico); en áreas estratégicas para la nación (salud, soberanía alimentaria, agua, bioseguridad, prevención de riesgos y desastres, energía, calidad del aire, archivos, educación, etcétera).

II. La afectación en la formación de cerca de 85,000 estudiantes de posgrado, incluidas especialidades médicas y becarios de CONACyT; en el desarrollo profesional de alrededor de 35,000 académicos e investigadores, y en el desempeño institucional de 33 Centros Públicos de Investigación, 13 Institutos Nacionales de Salud (incluidos el funcionamiento de laboratorios y equipo estratégico para análisis clínicos, prospectiva de patógenos, etcétera) y cerca de 200 Universidades e Instituciones de Educación Superior, entre otros sujetos de apoyo, cuyas actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico dependen de los recursos de los Fondos CONACyT.

III. El rezago en el mantenimiento y actualización de infraestructura estratégica (equipos fundamentales en hospitales e Institutos Nacionales de Salud, simuladores importantes para el sector energético, telescopios, laboratorios nacionales, estaciones astronómicas, etcétera) y otras áreas críticas, tales como las de prevención de desastres, energía y seguridad nacional: Sistema Sismológico Nacional, Marina, Comisión Nacional de Búsqueda, Pemex, CFE, entre otras.

IV. El conflicto y caos político con las universidades, instituciones de educación superior y los organismos de CTI de las entidades federativas. Asimismo, incontables demandas judiciales de los sujetos de apoyo, organismos de CTI y los gobiernos de los estados.

V. Se limitaría la capacidad del CONACyT para cumplir con sus objetivos constitucionales y legales, incluyendo los mandatos a su cargo en el PND.

VI. La imposibilidad material y operativa del CONACyT para continuar con el sustento científico, tecnológico y de innovación a los proyectos prioritarios del régimen actual.

VII. Se afectaría la coordinación del sector y la rectoría que ejerce el Estado, a través del Conacyt, del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados fue citada para discutir y votar el proyecto de dictamen para extinguir los fideicomisos este 29 de septiembre a las 11:00 en el Lobby del Palacio de San Lázaro.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -