Escenario


Contra la estigmatización del cine hecho por mujeres en la era MeToo

Cineastas de todo el mundo coinciden en que en la actualidad erróneamente se habla del cine hecho por directoras como si fuera un género ajeno al que hacen los hombres

Contra la estigmatización del cine hecho por mujeres en la era MeToo | La Crónica de Hoy

Han pasado dos años desde que el movimiento MeToo llegó a sacudir la industria del entretenimiento. Las denuncias de acoso sexual contra Harvey Weinstein vinieron a destapar centenares de casos de depredadores sexuales; las mujeres tomaron la industria del entretenimiento (en un principio) y han levantado la voz para exigir respeto, justicia y cero impunidad.

Esta lucha se suma a la de otras cineastas que desde años, lustros y hasta décadas han luchado por que en la industria del cine haya una equidad de género ya no sólo económicamente hablando, sino también en la apertura de oportunidades en puestos que mayoritariamente han sido ocupados por hombres, como los de director, guionista y hasta cinematógrafo. La desigualdad ha sido una fallida herencia cultural, las mujeres no sólo la combaten sino que cada vez están ocupando un mayor espacio en proyectos fílmicos.

En México, este año María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía, destacó, cuando rindió resultados de su primer año de actividades, que hubo algunos resultados favorables para la equidad de género en ciertas convocatorias que fomentan la producción de cine mexicano:

El Estímulo a Creadores Cinematográficos, en el que se repartieron 18 apoyos para mujeres y 19 para hombres; en Foprocine,  si bien la mayoría de los proyectos son dirigidos por hombres, los productores arrojan números más equitativos (16 mujeres y 17 hombres); en cortometrajes, de los 20 cortos apoyados 12 los hicieron mujeres; y en el ECAMC, de los 15 proyectos apoyados, nueve son de mujeres también.

Sin embargo, en medio de esta lucha de género algunas artistas destacan que hay casosen que se están tomando mal los conceptos de equidad de género, que tienen que ver con la manera en que se asume su trabajo: “No creo que haya una mirada femenina especial; para mí, el mundo no está dividido de una manera binaria”, dijo a Crónica la aclamada cinematógrafa Agnès Godard, en la más reciente edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos.

“No sólo por tener vagina filmamos de una manera”, enfatizó la directora Natalia Beristáin el pasado fin de semana durante la charla Escribiendo papeles para mujeres + la importancia de la representación, que se realizó en el marco de la primera edición del Festival Internacional de Cine de Tulum (FICTU), y en la que también participaron otras realizadoras como Lucía Carreras, Jenna Bass y la guionista Theresa Ikoko.

“Cuando cada mujer tiene un contexto, una mujer indígena vive una realidad muy distinta a la de una mujer transexual… en mi caso sí hay una intención en los temas que atraviesan a las mujeres, mi crew en su mayoría son mujeres porque trabajo mejor con ellas. Yo dentro de mi contexto y mi visión muy personal sí me considero feminista”, comentó Beristáin.

“Sí tenemos una reticencia a ser encajonadas, a las etiquetas, a que nos digan ‘cómo te sentiste en el set siendo mujer’ son preguntas que siempre nos hacen y yo no contesto porque no entiendo por qué me tendría que sentir distinta en el set sólo por ser mujer”, indicó Lucía Carreras.

Y es que el tema de la interpretación del respeto a la mujer y la equidad de género no es exclusiva de México, “me molesta, contestar preguntas en relación con el ‘cine hecho por mujeres’, porque es como darle validación. Detesto cuando me dicen: ‘Qué suerte tienes de estar aquí o qué suerte tener dicha plataforma para presentar tu película’”, señaló la directora sudafricana, Jenna Bass.

“Cuando se estrenó Flatland me decían: ‘Oye, qué tal tu película con relación al #MeToo’. En realidad he estado trabajando en ella desde hace 10 años. Nunca he escuchado que a un hombre le hagan ese tipo de preguntas”, agregó.

Para la joven Ashley Connor, directora de fotografía de Madeleine’s Madeleine, en EU las cosas no han sido del todo satisfactorias incluso después del movimiento Me Too: “La forma en que el sexismo juega en la industria se percibe demasiado abstracto; ya no se manifiesta en oportunidades sino en no dar a las mujeres el respaldo financiero que se merecen”, compartió a Crónica.

Es por eso que para las realizadoras es importante dejar claro que no se trata de que la industria cubra una cuota de género, con la idea de que todas las mujeres filman de la misma manera, “nos ponen en el mismo costal y al parecer esta inclusión sólo obedece a una obligación política”, afirmó Beristáin, directora de Los adioses.

“Cuando hablan del cine de mujeres, siempre existe esa connotación de ‘cine feminista’. Yo creo que no necesariamente se habla desde el feminismo, sino de plantear situaciones o representaciones que la mujer vive en su propia realidad. Sin ser panfletario, creo que el cine hecho por mujeres más bien se vuelve un espacio de reflexión”, dijo Lucía Carreras, directora de Tamara y la Catarina.

Esto también incluye la idea de que no por escribir personajes femeninos, la visión de cada cineasta responda a un movimiento feminista, sino sólo a reflejar sus experiencias. “Se vuelven un espacio de reflexión. Al escribir no me cuestiono si va a cambiar la realidad de una mujer, más bien creo que entre líneas se aprecia, pero no es el fin”, aseguró Carreras.

Una manera de abordarlo sería en la necesidad de abrir más espacios para exhibir su trabajo, “los guardianes de esas puertas tienen que cambiar, a mí me han dejado entrar para cumplir la cuota, pero eso conlleva una gran responsabilidad porque ahora yo debo dejar esa puerta abierta y dejar pasar a mujeres que no tienen esa representatividad”, apuntó Beristáin.

Finalmente, cabe destacar que no echan el tema en boga por la borda: “No, no hay manera de hacer cine sin mujeres, como no la ha habido nunca. Hoy hay una posibilidad de visibilizar el trabajo que se ha hecho desde siempre. Ya hay una necesidad de la industria, del público, de los creadores para que sea evidente nuestro trabajo”, recalcó Natalia Beristáin.

Comentarios:

Destacado: