Escenario


Contra los prejuicios, Joker se lleva el León de Oro

La cinta del director Todd Phillips, protagonizada por Joaquin Phoenix, conquista la Mostra con una historia que sale de los convencionalismos de las cintas de superhéroes

Contra los prejuicios, Joker se lleva el León de Oro | La Crónica de Hoy

El universo de los superhéroes ha conquistado al festival más antiguo del mundo. La 76ª Mostra de Cine de Venecia concedió este sábado su máximo galardón, el León de Oro, a Joker de Todd Phillips, protagonizado por Joaquin Phoenix.

El jurado, presidido por la argentina Lucrecia Martel, entregó un palmarés ecléctico y atrevido en el que no hubo unanimidad ni dejó fuera, pese a la polémica suscitada en los días previos, a Roman Polanski, que se llevó el Gran Premio del Jurado.

La película sobre los orígenes de la locura del enemigo por excelencia de Batman no es un filme de superhéroes al uso, sino un drama oscuro que se inspira más en Taxi Driver (1976) que en el universo de DC Comics y que contiene una crítica antisistema hacia la sociedad estadunidense y cómo ésta margina a los enfermos mentales.

Al recoger el premio, Phillips agradeció tanto a Warner como a DC Comics el atrevimiento y que hubieran “salido de su zona de confort”, así mismo aprovechó para dedicarle el premio a su protagonista, por el nivel actoral y dedicación al perder 23 kilos para encarnar el papel: “No habría película sin él. Es el más fiero, valiente y abierto de mente, una alma bella a quien agradezco que me confiara su loco talento”, expresó.

Posteriormente, en rueda de prensa, Phillips admitió que encontraron “muchas resistencias” a la hora de sacar adelante este proyecto y que por ello se sienten aún más orgullosos: “Espero que la película conecte con todo tipo de gente, no quiero etiquetarla, pero puedo decir que comparto la visión de la presidenta del jurado”, añadió el director en referencia a la clave política en la que se ha interpretado.

El segundo premio más importante, el Gran Premio del Jurado, fue para Polanski por J’accuse, su película sobre el caso Dreyfus, que reflexiona sobre cómo el poder usa la mentira para protegerse a través de una de las condenas injustas más célebres de la historia.

Martel, que en la inauguración del certamen expresó sus reservas personales hacia el director por el caso de violación que le persigue desde hace décadas, dejó claro que obra y autor no son lo mismo para ella y entregó personalmente el galardón a Emmanuelle Seigner, esposa de Polanski y una de las protagonistas del filme.

“No piensen que separar la obra del hombre es un beneficio para el hombre. El señor Polanski demostró en su filme tener una visión para el mundo muy interesante para el resto nosotros”, dijo Martel en una rueda de prensa tras la ceremonia.

El León de Plata al mejor director fue para el sueco Roy Andersson, un viejo querido de la Mostra, que en 2014 le dio un León de Oro. En About Endlessness recurre a su habitual humor existencialista y una estructura en escenas independientes para reflexionar sobre la condición humana y el absurdo.

Inesperada fue la Copa Volpi a la mejor actriz, que recogió la francesa Ariane Ascaride por Gloria Mundi, una crónica anticapitalista de Robert Guediguian ambientada en Marsella y que alerta sobre los peligros del individualismo y la precariedad.

Ascaride, hija de inmigrantes italianos, dijo que el premio la conecta con sus raíces y se lo dedicó “a los inmigrantes ahogados en el Mediterráneo”.

Y más sorprendente aún el premio a mejor actor. Las quinielas daban por seguro a Joaquin Phoenix, pero se lo arrebató el italiano Luca

Marinelli, que interpreta a Martin Eden en la adaptación del clásico de Jack London.

Por primera vez, una película de animación sale triunfante de la Mostra. El chino Yonfan conquistó el premio al mejor guion por Nº 7 Cherry Lane, en la que elogia la cultura del Hong Kong colonial, pero sin referencias políticas a la actualidad.

Es una película pintada fotograma a fotograma con ecos del impresionismo francés y el Pop Art, que transcurre en la Hong Kong de la década de los sesenta, marcada por los disturbios contra el dominio colonial británico.

Finalmente el premio especial del jurado fue para la italiana La mafia non è più quella di una volta de Franco Maresco, un documental que retrata el impacto de la Cosa Nostra en la Sicilia y el Palermo actuales a través de dos figuras contradictorias: La primera es la gran fotógrafa Letizia Battaglia, que durante años capturó con su cámara las masacres mafiosas; y el segundo, Ciccio Mira, organizador de fiestas de baile en recuerdo a las víctimas del crimen organizado.

El cine español no se fue de vacío en esta Mostra. En la sección Horizontes, la segunda más importante del festival y dedicada a las nuevas corrientes expresivas, se llevaron premio la actriz Marta Nieto y el director hispano-chileno Théo Court.

Nieto fue reconocida por su papel en Madre, un largometraje en el que Rodrigo Sorogoyen desarrolla la historia del corto homónimo por el que estuvo nominado al Óscar. Y Court se ha alzado con el premio a mejor director de esa sección por Blanco en Blanco una coproducción entre ambos países.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -