Opinión


Coscorrón y sobadita

Coscorrón y sobadita | La Crónica de Hoy

Coscorrón y sobadita

La administración Biden eligió la estrategia del coscorrón y la sobadita para su relación con la 4T.

Ayer quedó claro: primero la zarandeada. Joe Biden en persona anunció que su gobierno seguirá financiando a las organizaciones que combaten la corrupción en México.

Dejó fuera de toda duda que los berrinches del presidente mexicano no alterarán la política exterior de la Casa Blanca.

Después, para no ensañarse, le dio una la palmadita en la espalda. Se anunció que viene en camino un lote de un millón de dosis de la vacuna anti-Covid de Johnson & Johnson.

El mensaje es inequívoco: Las cosas se harán a su manera, en el antiguo pero eficaz método de premios y castigos.

 

Nadie sabe, nadie supo

Parece cuento del Monje Loco por aquello de nadie sabe nadie supo. Y es que ni autoridades estatales ni federales han podido dar una versión coherente del secuestro de Marilú Martínez, candidata de MC para la alcaldía de Cutzamala en Guerrero.

Así como dicen una cosa dicen otra. Lo único cierto es que hay una movilización importante de fuerzas federales y estatales en esa zona de Tierra Caliente para ubicar y detener al alcalde en funciones de Cutzamala, Timoteo Arce, señalado de ser el responsable del secuestro

Cutzamala es una localidad pequeña que tiene la maldición de estar enclavada en una zona apetitosa para las bandas del crimen organizado, justo en la confluencia de Guerrero, Michoacán y el Edomex.

¿Quién dará una versión razonable de los hechos?

 

El principio de laicidad

El arzobispo emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, no tiene en alta estima el marco legal de las elecciones.

Dice y hace lo quiere, como eso pedirles a los católicos que en la elección del domingo no voten por Morena porque se viene para México la dictadura comunista.

Más allá de la confusión ideológica que padece el cardenal, lo importante es que una parte de la jerarquía no se pudo contener, se saltó las trancas y se metió de lleno a la lucha electoral.

Dicen allá, en Jalisco, que, si líderes religiosos de otras confesiones, como los pastores evangelistas o los de la Luz del Mundo hacen su lucha política, por qué los dejan y a la jerarquía católica se lo impiden.

¿Será porque aquellos se meten para pedir el voto a favor de Morena?

Lo cierto que la secretaria Olga Sánchez debe ponerse enérgica, recordarles el principio de laicidad que rige al Estado mexicano y advertir que cumplan la ley o se atengan a las consecuencias.

 

La semana que entra

La agenda post electoral está cargadita.

Hay temas que ya están agendados y que darán nota como el regreso a clases presenciales, que enfrenta una revuelta magisterial, y la visita de Kamala Harris que trae una agenda por demás espinosa.

También aguarda turno la investigación de las causas del  accidente  de la L12.

Por si fuera poco, López Obrador abrió la posibilidad de cambios en el gabinete presidencial después de los comicios, con el argumento de que termina un ciclo y arranca otro. ¿Quiénes se irán?

De manera paulatina pero inexorable el foco mediático pasará al TEPJF, donde se dirimirá el resultado de muchas elecciones impugnadas.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -