Opinión


Cuando te quitan la “sonrisita” complaciente

Cuando te quitan la “sonrisita” complaciente | La Crónica de Hoy

El domingo 29 de mayo de 2016 y cuando ya Antonio Mohamed se preparaba para jugar el tiempo extra y/o los penaltis en el duelo de vuelta de la final del Torneo de Clausura del futbol mexicano, llegó un gol de Víctor Guzmán al minuto 93 y con ello el Pachuca le robó la victoria, el título y la dinámica al equipo de Monterrey, que acto seguido, es decir, en la siguiente campaña, desapareció de la faz de la tierra.

Rayados era una aplanadora, había ganado 12 partidos en la liga y superó por siete puntos en la tabla general precisamente a los Tuzos. En los cuartos eliminó a Tigres, en las semifinales goleó al América y no parecía que el Pachuca fuera a detener su inminente marcha al esperado título que llegaría luego de diez campañas tras la partida de Víctor Manuel Vucetich .

Pero nada de eso pasó aun cuando en sus filas tenía a varios de los mejores jugadores de México y del continente. Calificó a la liguilla, ganó sólo seis encuentros, es decir, la mitad de los que había ganado la campaña anterior. Mohamed y su equipo se llevaron más de seis meses en recuperarse.

Esta campaña estamos viviendo algo similar. Y usted que es aficionado celeste, sabe a lo que me estoy refiriendo. La Máquina sufrió un golpe devastador cuando cayó en la final ante el América, más aún cuando ya su parlanchín Presidente deportivo, o director deportivo o como se llame su puesto, Ricardo Peláez hablaba hasta del “doblete”, lo cual a todas luces no sucedió.

Cruz Azul trajo a costa de lo que fuera, por- que es evidente que en la Cooperativa si algo no hay, son problemas económicos, a Orbelín Pineda de Chivas, Jonathan Rodríguez de Santos, Alexis Gutiérrez de Chivas, Yoshimar Otún del Orlando City y Stephen Eustáquio del Chaves, y la única baja dolorosa, que además fue absurdo el cómo se les fue, es la Iván Marcone que ya se la está pasando “bomba” en el Boca.

La Máquina no sólo perdió la final, perdió mucho del estilo, del buen futbol, el estado de ánimo y ese “envión” que lo hizo favorito para coronarse el torneo anterior. Y algo más, Caixinha perdió también su sonrisita. Parece que las cosas no están al alcance de la mano ni de Caixinha, ni del equipo en pleno. Cruz Azul no juega a lo que dice.

Empezó empatando con el Puebla, uno de los peores equipos del torneo, luego perdió con Chivas y debutó con una derrota en la Copa ante el León en el Azteca, a quien había derrotado en la final de ese torneo la campaña anterior y luego los Panzas Verdes les endilgaron su segunda derrota en la liga y encima de todo anoche les metieron de entrada su sexto gol de esta tempo- rada a la zaga celeste.

Cruz Azul es el décimo en la tabla general, con dos victorias y un empate y -1 de diferencia de goleo y ya prácticamente se les fue una tercera parte del torneo. No digo que no vaya a calificar, simplemente digo que es evidente que la Máquina no es la misma del torneo anterior y que como siempre se dice y se sabe, los billetes sólo compran títulos si ese dinero alcanza para comprar a Messi o Cristiano Ronaldo, por- que ya se vio que ni siquiera Neymar (en la Champions) o gente de su nivel, pueden garantizar nada.

Y por cómo se ven las cosas, dudo mucho que regrese este torneo el buen futbol celeste, tampoco se ve para cuando se le vaya a ver mejor semblante al técnico portugués, y de la sonrisa, de eso mejor ni hablamos.

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -