Opinión


Cumbre vaticana contra los abusos sexuales en el clero

Cumbre vaticana contra los abusos sexuales en el clero  | La Crónica de Hoy

La periodista mexicana Valentina Alazraki, invitada a participar en el encuentro que durante tres días se llevó al cabo en el Vaticano, sobre abusos sexuales en la Iglesia y la protección de menores, y en el que participan todas las Comisiones Episcopales de todo el mundo, advirtió a los Obispos que la falta de transparencia “es una nueva violencia contra las víctimas” y que esta falta, “los fieles no la perdonan”.

Este tema, crucial para la Iglesia en estos tiempos, comenzó a preocupar sobremanera desde el pontificado de Juan Pablo II, aumentando su interés con Benedicto XVI, pero es el papa Francisco quien decidió tomar el toro por los cuernos y lo abordó de frente. Este delito es una de las causas que han dañado más a la Iglesia y por la cual, los fieles se han alejado.

La periodista, que ha cubierto estos tres pontificados, preguntó a los obispos asistentes: “¿creen que la Iglesia tiene otro camino para ser fiel a sí misma que no sea el de denunciar ese crimen? ¿Tiene otro camino que no sea el de ponerse del lado de la víctima y no del victimario? ¿Quién es el hijo más débil, más vulnerable, el sacerdote abusador, el obispo abusador o encubridor o la víctima?”. Luego, haciendo referencia a su experiencia, señaló: “Les ayudaremos a encontrar las manzanas podridas y a vencer las resistencias para apartarlas de las sanas. Ustedes saben mejor que yo que esos abusos han sido encubiertos de forma sistemática, de abajo hasta arriba. Creo que deberían tomar conciencia que cuanto más encubran, cuanto más sean como avestruces, cuanto menos informen a los medios y, por lo tanto, a los fieles y a la opinión pública, más grande será el escándalo.”

Con el papa Francisco, la Iglesia ha venido impartiendo talleres y seminarios sobre el tema en distintas partes, como es el caso de la Universidad Pontificia de México, con la intención de difundir nuevas normas de manera clara sobre la tolerancia cero, y la correlación de este delito con las autoridades civiles.

Valentina Alazraki insistió en que “al no dar la información que podría prevenir que estas personas cometan otros abusos, no le están dando a los niños, a los jóvenes, a sus familias las herramientas para defenderse de nuevos crímenes.”

“Pienso que sería más sano, más positivo y más útil que la Iglesia fuera la primera en dar la información, de manera proactiva y no de forma reactiva, como es lo habitual. No deberían ustedes esperar a que una investigación periodística lo descubra, para responder a preguntas legítimas de la prensa”, dijo.

Por su parte, Mons. Charles Scicluna, miembro del Comité Organizador del Encuentro y arzobispo de Malta, aseguró que “una persona que constituye un riesgo para los menores ya no puede pertenecer al ministerio. No es cuestión de adónde desplazarlo: ya no puede ejercer una actividad en el ministerio sacerdotal.”

“No sólo tenemos un problema de transparencia sino también en el seno de la misma comunidad de la Iglesia; hay diócesis que no hablan con otras diócesis, órdenes religiosas que no hablan con otras, y que no comparten informaciones fundamentales. Esto ocurre en el seno de la Iglesia”, concluyó.

Este Encuentro, que no será el primero, puede arrojar luces para que este delito también se combata con energía en otros sectores de la sociedad.

 

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -