Opinión


Curiosa serenidad del IFT ante la fusión Disney-Fox

Curiosa serenidad del IFT ante la fusión Disney-Fox | La Crónica de Hoy

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

+Nada hay de imposible

para aquel que lo intenta

 Alejandro Magno

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras el Instituto Federal de Telecomunicaciones, de Gabriel Contreras, se hunde en un grave conflicto por los señalamientos de tráfico de influencias entre el excomisionado Ernesto Estrada y la hoy titular de la Unidad de Competencia Económica, Georgina Santiago —encargada del estudio de la fusión Disney-Fox—, la directiva de  aquel se muestra inmutable y prefiere “informar” sobre su Plan Anual de Trabajo 2019.

Esto, a pesar de que usted mismo, Presidente, ha comentado que todo apunta a embrollarse como un conflicto de intereses en el proceso de autorización de la transacción Disney-Fox y de que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados aprobó unánimemente un punto de acuerdo y ya convocó a una reunión de trabajo a los comisionados del IFT y la Cofece para explicar sus posiciones.

La presión política está al límite y le está implicando un serio desgaste, incluso social y altos costos al IFT. De ahí que resulte inquietante la serena abnegación con que esa institución es conducida y nos hace desear que las instituciones sean operadas por computadoras especializadas en vez de seres humanos que actúan impulsados por la política o por la incapacidad o por la codicia…

Aparentemente, al Presidente de la República le preocupa el proceso de autorización de esta fusión que el IFT viene revisando desde septiembre pasado; y de lo que no se sabe mucho, ya que el regulador se ha ido por el camino del hermetismo, a pesar de los múltiples llamados de distintas autoridades federales y de que se conozcan las acusaciones contra la jefa de la Unidad de Competencia Económica, Georgina Santiago.

El asunto ha provocado, además, varias reacciones desde la Procuraduría Federal del Consumidor hasta el Congreso de la Unión. Por un lado, el año pasado la Profeco recomendó al IFT y a la Cofeco, revisar la fusión Disney-Fox por sus “efectos anticompetitivos”, mientras que del Senado salía un oficio para encomendarles analizar esta operación por el impacto en las audiencias mexicanas; y presentarlo en una reunión de trabajo, en tanto que la semana pasada, la Cámara de Diputados aprobaba un punto de acuerdo que inicialmente propuso el diputado petista Gerardo Fernández Noroña, pero luego lo jaló la Junta de Coordinación Política, que exhortó a los titulares de los reguladores a trabajar en conjunto sobre el proceso de autorización de la fusión, la cual, claman los diputados, podría correr el riesgo de convertirse en la autorización para un monopolio en el mercado de producción y distribución de contenidos audiovisuales.

De todas estas convocatorias, el IFT ha hecho caso omiso y oídos sordos, para no decir que le vale un cacahuate.., como si el órgano encabezado por Gabriel Contreras hubiera decidido volverse un “escudo” de protección para The Walt Disney Company, ante un acuerdo que, bajo cualquier anuncio, apunta a consolidar un monopolio.

Esta forma de conducirse el IFT ha resultado francamente inexplicable en un órgano que debiera ser auténticamente imparcial y transparente. Por ello crece la sospecha en torno al rol desempeñado por los exfuncionarios Eduardo Pérez Motta y Ernesto Estrada. Cabe preguntarse si estos cabilderos lograron incluir la autonomía del órgano regulador como parte de los acuerdos de fusión de Disney-Fox-México.

(Presento disculpas por aplicar el acrónimo Banamex  al nombre del Banco Nacional de Comercio, en vez de Bancomer, el viernes pasado en la edición de este espacio) 

 

Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -