Metrópoli


"De L-12, ya nada que decir”

Un supervisor de la fallida obra refleja lo que cada vez es más frecuente: nadie quiere hablar de cómo se construyó

“No tengo ya nada que decir”, fue la respuesta fría de Fernando Amezcua, quien encabezó la supervisión de la obra civil del tramo elevado de la Línea 12, incluido el colapsado el pasado 3 de mayo.

Él fungió como representante de la empresa Ingeniería, Asesoría y Consultoría, S.A. de C.V (IACSA), principal responsable de ese trabajo y, conforme a las bitácoras, participó en todas las reuniones relacionadas con el proceso de construcción, puesto ahora en tela de juicio por la empresa noruega DNV.

Crónica lo ubicó en el estado de Colima.

-Se enteró de los resultados del peritaje preliminar -se le comentó de arranque.

-No he visto nada, estoy ocupado en otras cosas -respondió vía telefónica.

-Se concluyó que hubo fallas en la construcción…

-Pues yo no sé…

-¿Ningún comentario?

-Nada. No tengo nada que decir.

Cuando se le recordó su papel en la empresa IACSA, dijo: “Pregúntele a IACSA entonces, ya tengo 8 años que no estoy ahí”. 

Este diario también localizó a esta compañía, la cual se presenta como “microempresa” y tiene suspendida su página web y redes sociales desde 2012. Está en un edificio de Insurgentes Sur, en la delegación Álvaro Obregón de la Ciudad de México.

-Busco al ingeniero Amezcua -se detalló a la recepcionista.

-Ahorita no está...

-¿Sigue trabajando en la empresa?

-En algunas ocasiones...

-¿Hay algún responsable? 

-¿Para qué lo necesita?

-Es para lo de la Línea 12...

-Ahorita no hay nadie que lo pueda atender.

La mujer confirmó que se trataba de la sede de IACSA, pero se escudó: “no puedo dar mayores datos sin autorización”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -