Opinión


De naturaleza y sabiduría

De naturaleza y sabiduría | La Crónica de Hoy

Hubo un poeta romano a finales del siglo I y comienzos del siglo II de esta era, llamado Junio Décimo Juvenal que decía: “Nunca la sabiduría dice una cosa y la naturaleza otra”. Esto significa que todo lo que vaya atentando contra la naturaleza, no es sabiduría.

El mundo vive un estado de emergencia provocado por el ser humano y la voracidad de sus industrias.

En el centro del océano Pacífico Norte, se encuentra un continente de plástico conocido como “la Gran Isla de Basura”. Esta enorme mancha, ya ha superado la extensión territorial de Francia. De ese tamaño es el problema y de ese tamaño parece ser también la indiferencia de los grandes capitales por encontrar soluciones reales.

Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos empezar a buscar formas de mitigar el daño desde una perspectiva local. Por ejemplo, el pasado 9 de mayo, en el Congreso de la Ciudad, logramos dar un paso favorable en este sentido, pequeño, pero muy importante, porque es el primero de este nuevo parlamento que tiene que ver con el respeto a la naturaleza.

Con la reforma y adición de diversas disposiciones de la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal, se estableció la prohibición de plásticos de un sólo uso provenientes de fuentes fósiles, como son: bolsas de plástico, popotes, cápsulas de café de un sólo uso y muchos otros productos más.

Hay señales bienaventuradas de que la cultura está cambiando. En el mismo recinto de Donceles, que hoy funciona como sede del Congreso local y donde se aprobó la reforma que les he platicado, hace muchos años, cuando era la Cámara de Diputados Federal, había escupideros para que los diputados y las pocas diputadas de ese entonces, pudieran escupir tranquilos y también había ceniceros para que pudieran fumar.

Hoy en día estas imágenes serían consideradas como una barbaridad, de la misma forma, seguramente los ojos del futuro verán con el mismo asco y extrañeza que se utilizaran botellas de plástico para beber agua en las curules, porque se trata de una manera terrible de contaminar el ambiente.

Nunca la sabiduría dice una cosa y la naturaleza dice otra, ya hace más de dos mil años de este pensamiento. El ser humano debe empezar a actuar con responsabilidad y sabiduría, de lo contrario la humanidad se encuentra perdida, porque es parte de un eslabón en la naturaliza, a la cual no respeta.

@jorgegavino

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -