Escenario


“Debemos valorar que ningún país tiene tanta variedad de historias como México”: Michel Franco

Entrevista. El cineasta mexicano regresará este año a la Mostra de Venecia con Sundown, un filme protagonizado por Tim Roth y Charlotte Gainsbourg

“Debemos valorar que ningún país tiene tanta variedad de historias como México”: Michel Franco | La Crónica de Hoy

Fotos: (Cortesía) Michel Franco ganó el año pasado el Gran Premio del Jurado de la Mostra por su filme Nuevo orden.

El pasado lunes, cuando Antonio Barbera, director de la Mostra de Venecia, dio a conocer la Selección Oficial de las películas que buscarían el León de Oro en la edición 78 que se celebrará del 1 al 11 de septiembre no pudo más que decir de Sundown, el nuevo filme del mexicano Michel Franco, que “promete sorpresas sobre su inquietante visión del mundo”.

Y es que un año atrás el realizador pisó el Lido con Nuevo orden, con el que ganó el León de Plata al Gran Premio del Jurado, con una historia que no estuvo libre de polémica. Ahora el mexicano regresa con una historia cuyo secretismo es la causa de generar mayores expectativas sobre lo que se verá este año, más aún porque es un filme con el que Franco vuelve a trabajar con Tim Roth (Chronic) y cuenta con la icónica Charlotte Gaingsbourg.

El cineasta comparte con Crónica Escenario más detalles de este regreso a Venecia: 

Tu regreso a Venecia no tardó tanto...

Estoy muy contento y muy ocupado post produciendo la película a marchas forzadas, aprovechando cada minuto para perfeccionarla pero, sobre todo, muy contento porque estar en años consecutivos en Venecia es algo muy grande y especial por el valor de nuestro trabajo.

Hay mucho misterio alrededor de la película, ya tenemos a los actores pero muy poca historia, ¿qué puedes adelantarnos?

Desde el rodaje hemos mantenido todo muy discreto, no digo que totalmente en secreto, pero casi nadie se enteró del rodaje siquiera. Nadie sabe de la historia en detalles, y no es solo por el afán de no revelar nada, en este caso en particular, quiero que la gente lo descubra al ver la película. Lo mismo dijo Alberto Barbera (director de la Mostra) al anunciar la película. 

Te puedo contar que acabó el rodaje el 5 de marzo del año pasado, justo antes de la pandemia. Tim me decía, ‘¿estás seguro Michel de que estamos siendo responsables en filmar cuando hay una pandemia?’ y yo le respondí como buen director, ‘tú ponte a actuar, eso está en China, acá no va a pasar nada’. En principio estábamos preocupados por mi película y bueno, creo que a todos nos pasó lo mismo, nadie conocía la dimensión de la pandemia hasta que empezaron a cerrar todo. Me sentí doblemente afortunado porque el rodaje terminó el 5 de marzo y el 10 o 15 ya estaban cerrando fronteras.

¿Cómo se da la semilla de la historia? ¿Ahora cuales son los temas que te interesa explorar, cuando sabemos que tu cine es muy contundente en la reflexión que dejas?

Es un estudio de personajes y, al mismo tiempo, es un homenaje que hago a Acapulco que es uno de mis lugares preferidos a donde he ido decenas de veces. Como ya es costumbre en mi cine, también es sobre las relaciones familiares y cómo se pueden complicar a pesar del cariño que hay y las mejores intenciones entre los personajes. Eso es lo más que puedo adelantar de la historia.

Se ha gestado una amistad más allá de la pantalla con Tim Roth, pero volver al desafío creativo entre ambos ¿cómo se ha dado en esta ocasión?

Fue muy diferente porque cada proceso trae nuevos retos. Esta es una película que escribí en poco tiempo a diferencia de Nuevo orden o de Chronic, que tomaron años cada una, pasó así porque me puse a escribir a partir de una crisis personal que pasé, en la que no quiero entrar mucho porque sí fue muy personal. Pero ese fue el detonador para escribir el guion y puse manos a la obra.

A las pocas semanas tenía un tratamiento y no sabía si lo que escribí era bueno o no, porque uno nunca sabe valorarlo cuando escribe así que lo traduje, porque escribo en español, se lo mandé a Tim y me dijo ‘no le toques ni una coma, vamos a filmarlo, esto es lo mejor que has escrito’, esa fue su reacción. Tal cual, casi no lo trabajé y lo filmamos.

Después vino Charlotte Gainsbourg, con quien tenía muchas ganas de trabajar, pero nunca se me ocurría en qué. No escribí el guion para ella, pero con el papel escrito pensé que el máximo sería ella, la contactamos a través de agentes y tuve suerte de que ya conocía mi trabajo y le gustaba, al poco tiempo leyó el guion y luego me dijo que sí. Así que estuve feliz de estar en Acapulco con estos actores

¿A Charlotte ya la conocías en persona?

No la conocía. Conozco a otros actores y actrices franceses, como Isabelle Huppert con quien he estado a punto de trabajar. He conocido también a Juliette Binoche. En Cannes siempre hay esa oportunidad, pero no me había topado con Charlotte. 

Hay la ventaja de que en Francia conocen bien mi cine. Después de Lucía la pasaron mucho en escuelas a propósito del bullying; Chronic ganó el Mejor Guion en el Festival de Cannes y eso llama la atención. Con eso es fácil acceder a los actores, ya que digan que sí y que lo demás suceda, eso ya no es tan sencillo. Pero casi te diría que es más fácil llegar a los actores de ese nivel en Francia, que a algunos actores mexicanos. Es muy real eso.

Luego de tu experiencia dirigiendo a grandes actores, ¿qué nos puedes decir sobre haber dirigido a Charlotte Gainsbourg, especialmente porque, si bien ella figura en grandes películas de autor, jamás ha estado en una película mexicana con una historia de una mente mexicana?

Tuvimos mucha química. Pasamos mucho tiempo juntos, nos sentábamos en Acapulco a platicar y, sin darnos cuenta, ya nos habíamos terminado una botella de vino, hablábamos mucho de música porque ella también ha grabado unos discos muy buenos y hablábamos sobre muchos temas personales, que creo que eso ayudó a la hora de ejecutar las escenas, porque la dirigí muy poco y nos entendíamos mucho con la mirada. Fue un ejercicio de confianza que nos salió bien. La primera vez que la vi en persona fue en Acapulco entonces fue un volado pero conectamos mucho y estoy tramando ahora nuevos proyectos pero hechos a la medida de Charlotte.

Vemos muy pocos nombres mexicanos en el talento actoral profesional, que nos da señas de tu trabajo con los actores no profesionales y sobre a dónde llevas tu carrera fuera de México, ¿qué nos puedes decir de esa parte?

Nuevo orden fue toda mexicana; Las hijas de Abril fue casi toda mexicana, con Emma Suárez de España. Creo que, al final, cada guion va dictando tonos diferentes y no es estratégico de mi parte, el decir que ahora quiero trabajar con más ingleses.

Acá terminé con un cast de casi puros ingleses, si tomamos en cuenta que Charlotte es mitad francesa y mitad inglesa, pero con la única actriz profesional de México que la gente va a disfrutar mucho que es Iazua Larios, a quien me la presentó Viridiana Olvera (directora de casting), quien me mandó videos y luego la conocí y la escogí. Después están Mónica del Carmen y la misma Viridiana, que fueron a Acapulco a buscar “no actores”.

Todos los que aparecen de Acapulco son personas que no son profesionales de la actuación y ellos se mezclan con los demás ingleses. Mónica del Carmen hace un personaje chico, casi un cameo, que en realidad fue para entretenerla porque su trabajo era más como entrenadora de actuación para los actores no profesionales.

¿También en el apartado de otros departamentos el talento es británico?

No, el fotógrafo es Yves Cape con quien llevamos varias películas juntos. Desde Chronic no nos hemos separado. Tengo muchas ganas de volver a trabajar con Chuy Chávez, que es con quien hacía las películas antes de Yves y eso sucederá. Pero fuera de Yves, todo el equipo es mexicano y todo es el mismo que en Nuevo orden. Parte de la postproducción la estoy haciendo en Suecia porque el filme es una coproducción con gente de allá y eso sí es nuevo para mí.

También hay que destacar que la mancuerna con Lorenzo Vigas (quien compite por La caja) ha sido exitosa ya en Venecia y ahora ambos vuelven en competencia. ¿Qué te dice eso?

Es interesante que la misma casa productora tenga dos películas en competencia, eso no es común. A veces pasa que hay dos películas del mismo país y eso ya es algo particular y aquí son dos del mismo equipo, eso nos da mucho orgullo y duplica la posibilidad de darle un premio a México, que es lo que más me ilusiona. Así como ahora se celebra cuando México gana una medalla, que ojalá vengan muchas, o el triunfo sobre Francia con la goliza que les metimos, ojalá que traigamos otros premios a México. El cine mexicano en todo el mundo es celebrado a lo grande, no hay ningún otro país que tenga tanta variedad de historias como nosotros, debemos valorarla mucho

¿Cómo se siente ahora el estrenar una película más en tiempos de pandemia, cuando un año atrás estaba todo cerrado y ahora hay un poco de apertura? ¿Cómo ha condicionado la pandemia al cine a un año y medio de distancia?

Sigo con la filosofía de que no hay que aferrarse a planes porque todo puede cambiar y aunque parece que la cosa sea mejor, cualquier noticia, que espero no llegue, puede modificar los planes. Trato de mantener la flexibilidad. Tal vez estoy más abierto que hace un año de abrirme a la posibilidad del streaming, cuando antes hablaba solo de teatrical. Nuevo orden funcionó muy bien pero al final fue híbrido en su exhibición, aunque se sigue estrenando en el mundo, porque llegará a Israel, Inglaterra y Rusia. Lo que sí es que el streaming ya es inevitable como algo mixto, no como segunda ventana. Trato de disfrutar estos tiempos más, y ponerme menos nervioso, pero no sé si eso es posible.

Finalmente, ¿Sundown más polémico que Nuevo orden?

(Risas) No sé, nunca se sabe. Hasta sacar las películas y ver las reacciones. Me imagino que va a ser completamente distinta, pero Nuevo orden causó unas reacciones que esperaba y otras que no. También fue muy diferente como la vio la crítica internacional y como la vio la mexicana, mucho fue a partir del tráiler y no de la película y creo que por ese lado hay aprendizaje. Pero lo interesante del cine es que ningún rodaje ni lanzamiento es igual y qué bueno qué es así porque no dejas de sorprenderte y aprender.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -