Opinión


Del Valle y su descabellada propuesta al SAT para “salvar” a Interjet 

Del Valle y su descabellada propuesta al SAT para “salvar” a Interjet  | La Crónica de Hoy

En el Servicio de Administración Tributaria recibieron una extraña propuesta para cubrir los adeudos que la aerolínea Interjet tiene con el fisco: la entrega de un gran inventario de cubrebocas que se encuentran en una bodega propiedad del empresario Alejandro del Valle quien junto con Carlos Cabal Peniche prometió a los trabajadores de la aerolínea fundada por la familia Alemán regularizar la situación tributaria de la empresa y pagar los salarios atrasados. 

La propuesta se recibió con sorpresa ante el SAT porque Del Valle no habría presentado los documentos que avalen el ingreso legal y regular al país de los millones de cubrebocas con los que buscó pagar los pasivos fiscales de Interjet.

En una reunión con trabajadores de Interjet, Del Valle dijo a los trabajadores de la aerolínea que ofreció al SAT un “pago en especie” de los productos que comercializa su empresa – sin precisar qué tipo de insumos – para cubrir los adeudos que tiene la firma y que corresponden a 2017,2018 y 2019. 

“Con el SAT se hizo ya una propuesta de pago con producto de otra de nuestras empresas para poder sacar adelante los impuestos y estamos por recibir la respuesta de ellos”, dijo Del Valle a los trabajadores de Interjet, de acuerdo con una nota publicada en El Economista y por su reportero Alejandro de la Rosa. 

En efecto, ahora le informo que el SAT recibió la propuesta del presidente de la firma HBC Internacional y le respondió que, lo analizarían, pero que antes era necesario que acreditara la propiedad y el pago de impuestos correspondientes, incluyendo el Derecho de Trámite Aduanero. Del Valle, según me confirmaron, no logró acreditar el pago de impuesto ni el ingreso de millones de cubrebocas. Ahora, Del Valle también estaría siendo investigado por contrabando porque ya se sigue la línea de investigación sobre cómo llegaron a esa bodega tal cantidad de cubrebocas en medio de la pandemia y de la creciente necesidad de contar con esos insumos para el sector salud. Son tantas las mascarillas que Del Valle calculó que eran suficientes para cubir la deuda de Interjet con el SAT.

Del Valle aseguró a las autoridades del SAT que hacia la propuesta de la entrega en especie para cubrir los adeudos de Interjet con la mejor intención de liberar de ese pasivo a la aerolínea dado que, por el momento, no había logrado vender tal cantidad de cubrebocas. Así como lo lee usted, Del Valle es un empresario que, en medio de una pandemia, no logra vender cubrebocas. Extraño, sin duda. 

En el periódico Excélsios, la columnista Anabella Pezet escribió en abril de este año, justo cuando inició el confinamiento a causa de la pandemia y cuando el nombre de Alejandro del Valle no aparecía relacionado con la crisis de Interjet, que este personaje se ostenta como presidente internacional de la Cámara de Comercio Intercontinental de Houston y que en el mercado de cubrebocas ya se le ubicaba como el principal especulador de la venta de mascarillas  KN95 de la marca 3M. En abril, cita Pezet, los cubrebocas que tenían un costo – antes de la pandemia – de 13 pesos llegaron a venderse a 300 pesos. Poco a poco, el mercado se ha ido regularizando pero en aquel momento el nombre de Alejandro del Valle surgió entre los especuladores. 

“Afuera de las oficinas de esta Cámara de Comercio, ubicadas en Río San Joaquín número 7, en Naucalpan, Estado de México, se pueden encontrar camiones blindados de transporte de valores con dinero en efectivo, supuestamente de clientes interesados en comprar las mascarillas, incluyendo gente de gobierno. Afuera también esperan decenas de personas que esperan ser recibidas por los principales operadores de Del Valle, Guillermo Zermeño, Francisco Lugo y Rafael N”, escribió Pezat.

El SAT, además de percibir como irregular la operación propuesta por Del Valle, confirmó que el supuesto empresario simplemente no ha podido acreditarse como accionista de Interjet. No hay acta de asamblea ni modificación en el acta constitutiva de la aerolínea que lo acredite como socio de la firma aérea. Así, será la familia Alemán la que deba responder ante el SAT.  

¿Qué busca Monreal? ¿Asustar a los bancos?

“Ricardo Monreal está enloqueciendo”, me dijo ayer Mario Di Constanzo, el ex titular de la Secretaría de Hacienda del gobierno legítimo del Presidente López Obrador cuando impugnó el resultado de las elecciones en las que Felipe Calderón fue declarado presidente. 

Di Constanzo, ex presidente de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) me aseguró que si bien la propuesta de modificar la Ley del Banco de México para que el Instituto Central se haga cargo de los excedentes de dólares podría justificarse ante la necesidad de garantizar el envío de esa divisa a Estados Unidos y evitar una grave distorsión en el mercado mexicano del tipo de cambio y hasta la presencia de un mercado negro de divisas, la propuesta de regular las tasas de interés fijando topes sí podría convertirse en una gran amenaza para la economía nacional. 

El senador Ricardo Monreal aseguró que promoverá cambios regulatorios en el mercado financiero para impulsar la inclusión financiera entre la población de menores recursos. 

La idea de Monreal es fortalecer la regulación y vigilancia sobre los créditos que otorgan los bancos para poner un tope en las tasas de interés y evitar que sean muy elevadas con costos razonables. “Esto sí sería muy grave para el país”, agregó Di Constanzo. 

Es cierto que todos estamos cansados de las altas tasas de interés que cobra la banca, es cierto que, aunque desde agosto de 2019 la tasas de interés van a la baja y que las instituciones de crédito sólo ajustan los intereses en créditos nuevos, también sabemos que un tope en las tasas de interés significaría un duro golpe para la percepción de los inversionistas. 

Para empezar, de aprobarse un tope en las tasas de interés, para millones de clientes de la banca no se registraría ningún beneficio porque son contratos que ya se firmaron. Lo que sucedería es que los bancos podrían, sobre todo los que pertenecen a la zona del T-MEC, replantear su presencia en el mercado mexicano y hasta invocar algunas claúsulas previstas en este tratado en el caso de cambio repentino en las codiciones de un mercado a partir de la intervención de una autoridad. 

Después, evidentemente, se presentaría una disminución en la oferta de créditos porque, como dicen los financieros – y tienen razón – el crédito más caro es el que no se tiene. 

Es cierto también que durante los últimos diez años, los bancos en nuestro país han registrado grandes ganancias pero no sólo por altas tasas de interés sino por el cobro de comisiones. De hecho, el principal ingreso de las instituciones de crédito viene del rubro de servicios y comisiones. En nuestro país la penetración del financiamiento privado en la economía aún resulta muy limitada. ¿Entonces? No es fijando controles a las tasas de interés que la banca puede tener una mayor participación en la economía. Se necesita que la economía vuelva a crecer, que disminuya el riesgo crediticio y que los bancos compitan pero en serio. ¿Es con topes a las tasas de interés que se logrará una mayor competencia entre los bancos rojos y los bancos azules? Me parece que no. Por cierto, la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) tiene en curso una investigación que podría revelar desde colusión hasta control monopólico en el mercado de dinero. Es ese el camino, regular bien a la banca, vigilarla, sancionar las prácticas que afectan a los consumidores. Sí, quizás es más difícil y se necesita más personal especializado pero ese es el camino. Tratar de arreglar todo desde un enfoque prohibicionista vulnera el estado de derecho y las libertades, uno de los aspectos que más le preocupan al Presiente López Obrador. 

En el peor de los escenarios y con el peso que tienen los legisladores del Partido Monera en el Poder Legislativo, una legislación que ponga topes a las tasas de interés y, eventualmente, a las comisiones, podríamos ver una salida de bancos que – por cierto – nos costaron y, mucho, luego del rescate bancario. Después, una escasez de créditos si también se incluye en la nueva legislación a Sofomes, Uniones de Crédito y Fintech. 

Nada positivo el panorama.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -