Cultura


Descubren dos entierros prehispánicos en terrenos de La Feria de Chapultepec

SALVAMENTO. Encontramos un par de entierros prehispánicos. Del primero, una parte del cráneo se lo llevó una zapata de un juego pero todavía se conservó el entierro. El segundo corresponde a un niño. También hallamos vestigios de la Fábrica Nacional de Vidrio, indica la arqueóloga María de Lourdes López Camacho.

Descubren dos entierros prehispánicos en terrenos de La Feria de Chapultepec | La Crónica de Hoy

Un entierro descubierto en otra zona de Chapultepec.

Los restos óseos de dos entierros prehispánicos y los vestigios de la Fábrica Nacional de Vidrio que tuvo su auge durante el periodo revolucionario fueron hallados en el terreno de La Feria de Chapultepec, parque de diversiones que hace un mes fue cerrado después de que el Gobierno de la Ciudad de México revocara el permiso a la empresa Operadora de Desarrollo Humano Chapultepec SA de CV.

Los hallazgos fueron hechos por María de Lourdes López Camacho, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Museo Nacional de Historia, quien insistió en que el área fuera revisada ya que desde los años 60 del siglo pasado existe un reporte de la presencia de vestigios en esa Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, de la alcaldía Miguel Hidalgo.

“El territorio que ocupaba antes el parque denominado La Feria está dentro de la poligonal de zona arqueológica (Bosque de Chapultepec) y cuando fuimos con los particulares ellos nos dijeron: arqueóloga aquí ya está todo construido, no hay vestigios. Pero hubo un ingeniero que fue nuestro interlocutor y tomó conciencia, entonces nos dejó hacer pozos y facilitó las excavaciones dentro de La Feria”, narra.

Otro argumentó que presentó la arqueóloga María de Lourdes López a los constructores fue que en el Registro público de zonas y sitios arqueológicos existe el antecedente de puntos con evidencias prehispánicas.

“Argumenté que en los años 60 ya había en el Registro público de zonas y sitios arqueológicos algo denominado Montaña Rusa. Ahí existe la ficha de registro que habla de la existencia de un sitio habitacional con vestigios arqueológicos. Les dije que era cierto que ya están los juegos y todo asfaltado con una capa de concreto, pero si desde los 60 existe un registro se necesitaban hacer los pozos para ver si aún quedaba algo”, comenta.

López Camacho realizó las excavaciones y encontró restos óseos humanos, tabiques, restos de animales y objetos coloniales.

 “Encontramos un par de entierros prehispánicos. Del primero, una parte del cráneo se lo llevó una zapata de un juego pero todavía se conservó el entierro. El segundo corresponde a un niño. También hallamos objetos coloniales porque esos terrenos fueron parte de una antigua fábrica de vidrio que existió en una parte del Museo Papalote del Niño y en La Feria”, indica.

En un inicio los trabajos de excavación serían durante seis meses, sin embargo, se ampliaron a ocho, comenta la arqueóloga. “Nos tuvimos que adaptar a los tiempos del consorcio porque La Feria nunca estuvo cerrada, se confinaban ciertas áreas y hasta que se abrían, se podían confinar otras zonas”.

En palabras de la especialista, el Bosque de Chapultepec es una zona muy rica arqueológicamente pero se conoce poco de ésta, por eso, destaca los hallazgos hechos en el terreno de La Feria.

“A pesar de que hay muchas cosas construidas se hicieron pozos y se encontraron dos entierros, uno de ellos todavía tenía pequeñas ollas de ofrenda. Además, se encontró parte de tabiques refractarios que eran tabiques muy caros que los hacían en Zacatecas y los traían a la ciudad porque antes se exportaban y servían para que a la hora de fundir el vidrio aguantaran altas temperaturas”, detalla.

— ¿Fue una fábrica colonial?

— Era la Fábrica Nacional de Vidrio, comenzó en 1890 y su fuerte fue en la época revolucionaria. El vidrio era antes de importación.

“La industria de elaboración del vidrio sufrió un incendio, después se desmanteló, es decir, tiene toda una historia esa zona; cerca había una fábrica de asbesto, una ladrillera y bancos de material en la Segunda Sección”, responde.

La excavación en La Feria demostró que a pesar de que todo está destruido por las construcciones modernas, hay vestigios. “Simplemente es, tal vez, correr con la suerte o estudiar el terreno y hacer el pozo en el punto adecuado”.

Por eso, cuando se realiza alguna obra es importante contar con el apoyo del INAH “porque a partir de eso podemos enriquecer nuestra historia”, enfatiza María de Lourdes López.

PROTECCIÓN DEL BOSQUE. El Museo Nacional de Historia cuenta un proyecto arqueológico ya que el recinto está ubicado en un cerro que en algún momento fue un sitio arqueológico, entonces cuando se realizó la remodelación del Castillo de Chapultepec (entre 1996 y 1997) salieron a la luz varios vestigios.

“Se hizo el proceso de restructuración del museo y al momento de hacer ciertas calas de excavación y para cuestiones de arquitectura, se empezaron a detectar vestigios prehispánicos. Eso creó la necesidad de que hubiera un arqueólogo en el museo. Desde hace 10 años inició el proyecto de asentamientos prehispánicos en el Bosque de Chapultepec, primera, segunda y tercera sección”, explica la arqueóloga.

Debido a la cantidad de materiales prehispánicos se decretó en 2013 la poligonal de zona arqueológica del Bosque de Chapultepec que ahora sirve a los arqueólogos para que cuando alguien quiera realizar una obra en el subsuelo, el INAH tenga un aviso y haya un arqueólogo que supervise las obras.

Comentarios:

Destacado:

+ -