Opinión


Descuidos sospechosos

Descuidos  sospechosos | La Crónica de Hoy

Descuidos  sospechosos

A los encapuchados que se hacen pasar por anarquistas para vandalizar no les gustan los libros. De hecho no saben qué hacer con ellos.

Un comando de embozados, armados con varillas y artefactos explosivos, atacó la Torre de Rectoría de la UNAM  en el campus de Ciudad Universitaria.

Saquearon casi en su totalidad a una librería anexa y, como no les interesan, los fueron tirando en su huida. Los  verdaderos  universitarios  los  rescataron.

No  es la primera  vez  que  se  registra  un  ataque. La impunidad de estos grupos es indignante. Da  la  impresión  de  que  hay  un  descuido  intencional  de parte  de  grupos  de seguridad  de la  casa  de  estudios.

Hay  gente  interesada  en que la  UNAM  quede  a merced  de pequeños  grupos  extra  universitarios.

 

Por metiches

El presidente López Obrador sabe que la relación bilateral México-Estados Unidos está prendida de alfileres, y no quiere que nadie se los quite.

Por eso pidió a los políticos mexicanos no meterse en el proceso electoral norteamericano, que ya está en su etapa inicial.

Calificó de “metiches”  a los legisladores mexicanos que en el 2016 se pusieron la camiseta de Hillary Clinton y la presumieron en pleno salón de sesiones del Senado.

La foto circuló por todos lados. El Presidente machucó a dos cuadros destacados de la 4T que aparecen en esa foto: Zoé Robledo, hoy titular del IMSS, y Dolores Padierna, vicepresidenta en San Lázaro.

Los metiches le echaron la sal a la candidatura de Hillary. Si se vuelven a entrometer, seguro tendremos a Trump cuatro años más.

 

A la vieja escuela

No hay plazo que no se cumpla y este viernes 15 de  noviembre  deben tomarse decisiones importantes para el Presupuesto 2020.

Los diputados trabajan bajo presión, entre otras razones porque hay miles de personas rodeando San Lázaro. Los ánimos están muy caldeados.

Como dijo el diputado Mario Delgado, hay estrecho margen de maniobra, no sólo porque los recursos son limitados sino porque el presidente López Obrador ordenó que no se toquen las partidas para sus programas consentidos.

En los pasillos del hotel en el que están sesionando se habla de que no habrá dinero para las organizaciones campesinas alzadas, es  cierto, pero que tal vez sí haya algo para que los líderes apacigüen a sus huestes.

Se habla de una solución a la vieja escuela; o sea,  premiar a un puñado y que ellos se encarguen  de regresar a la gente  a sus localidades.

 

Buen fin

Mientras los ciudadanos se aprestan a tomar por asalto los centros comerciales por el Buen Fin, ciertos  políticos planean broncearse en un yate en el lago de Tequesquitengo.

Si el senador Miguel Ángel Mancera no se aparece por Insurgentes y Reforma es que está ultimando negociaciones en el balneario morelense a bordo de un pequeño pero acogedor yate.

Aunque se necesita un microscopio para encontrar a la fracción parlamentaria del PRD, lo cierto es que el Senado sigue siendo una plataforma mediática relevante y  hay  gente  dispuesta  a  exprimirla.

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -