Metrópoli


Después del viacrucis, sábado de gloria

Las altas temperaturas y el sábado de gloria son factores que se conjugan para beneplácito de miles de personas que hoy acudirán a los balnearios chilangos.

Después del viacrucis, sábado de gloria | La Crónica de Hoy

Foto: Cuartoscuro

Las vacaciones de semana santa  ya iniciaron y son el momento perfecto para que miles de capitalinos puedan descansar, relajarse y por qué no... darse un chapuzón en las albercas públicas y balnearios que se encuentran distribuidos por la ciudad.

Crónica visitó el recientemente reinaugurado Parque Acuático San Miguel Teotongo en la alcaldía Iztapalapa, donde desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde decenas de personas con su traje de baño, toalla y bronceador en mano se encuentran listos para pasar un día divertido en compañía de la familia o amigos.

Al entrar tienen que registrarse y luego pasar al servicio médico donde se les atiende y revisa, posteriormente se ponen el traje de baño y realizan un pequeño acondicionamiento físico que los deja totalmente preparados y ansiosos de sumergirse en la fresca agua de estas albercas.

Aurelio Ambriz, servidor de la alcaldía Iztapalapa contó a este medio que entre 2 mil y 3 mil personas acudieron en el fin de semana de la reapertura, mientras que a lo largo de la semana entre ochocientas y mil personas por día hacen uso de las instalaciones  y aproximadamente 500 se meten a la alberca. “Viene mucha gente en familia para poder divertirse, refrescarse en este tiempo de calor y sobre todo pasar un rato agradable y eso es justo lo que se buscaba con la rehabilitación de todos estos parques acuáticos” añadió Ambriz.

Con el sol a todo lo que da, Mariana, Alejandra y Evelyn, quienes son primas, se encuentran desde las 12 pm nadando y disfrutando de los primeros días de vacaciones y por supuesto aprovechando la reapertura, tras seis años en los que el parque acuático, que se encuentra a un costado de la carretera a Puebla en la colonia San Miguel Teotongo, permaneció cerrado.

“Lo que más me gusta es lo divertido que está, jugamos a chapuzones, nos aventamos clavados, nos tiramos a la alberca entre todos para ver quien pierde y además hacemos nuevos amigos.” platica emocionada Evelyn, de 13 años.

En otra de las tres albercas que el centro acuático tiene, José de 7 años disfruta al máximo brincar con todas sus fuerzas de la orilla de la alberca para hacer una marometa y caer al agua salpicando a todos sus amigos mientras se ríe y cuenta a Crónica “Yo pienso venir todos los días de vacaciones,  voy a portarme bien para que mi mamá me traiga diario y poder jugar con todos mis amigos antes de entrar a la escuela otra vez”.

Como Mariana, Alejandra, Evelyn y José hay cientos de niños acompañados de sus padres y hermanos disfrutando alrededor o dentro de las piscinas, algunos comen un tentempié en las áreas en las que se permite consumir alimentos, otros más platican mientras remojan sus pies, algunos más nadan de un lado a otro dando paso a los más aventureros que se lanzan clavados.

Los padres también pueden divertirse y meterse a nadar o si lo prefieren acostarse a descansar a la sombra, escuchar música, aprovechar todas las áreas verdes, utilizar la multicancha o disfrutar de las funciones de cine bajo las estrellas a partir de las 18:00 horas.

¡AL AGUA! EN ARAGÓN; ESTEBAN VIENE DE ECATEPEC A LA GAM PARA DARSE UN CHAPUZÓN. La cara del pequeño Esteban Balderas se iluminó cuando el trabajador de la Secretaría del Medio Ambiente capitalina, Armando Romero, le confirmó que sólo tenía que esperar a que avanzara la fila para acceder al Balneario de San Juan de Aragón.

Es Viernes Santo y el ingreso a esta zona del Bosque de Aragón comenzó desde las 08:00 horas; se han registrado filas de entre 30 y 40 personas máximo, debido a que la reciente apertura de otros balnearios en la Ciudad de México permitió desahogar la afluencia que se registró en años anteriores.

Esteban tiene siete años, su papá, Mario, relata que desde temprano estaba desesperado por salir de su casa, en Ecatepec, Estado de México, para venir a nadar, y en el lugar, se suelta de la mano de su padre para preguntar al joven del altavoz, Armando Romero, si esa es la fila para entrar. La respuesta lo pone feliz.

“¿Y sí vamos a entrar?”, vuelve a preguntar Esteban, quien al recibir el sí, sonríe, brinca y muestra desesperación porque avance más rápido la revisión y el acceso a la zona, mientras su padre dibuja una sonrisa de satisfacción.

El Balneario de San Juan de Aragón fue reinaugurado el pasado 9 de abril de 2017, cuenta con dos albercas, una semiolímpica y otra conocida como “de usos múltiples”, que es la única en la capital del país con rampas de acceso universal con sillas de ruedas sumergibles para personas con discapacidad.

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México habilitó el área como un espacio sustentable; instaló paneles solares que permiten mantener la temperatura del agua en las albercas y vestidores; así como un sistema ahorrador del líquido en las regaderas.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -