Metrópoli


Detectan las 6 rutas de transporte público más peligrosas; cinco están en Iztapalapa

Dos de ellas cruzan la zona donde el 30 de abril pasado mataron al Tío Dena en un asalto mientras viajaba en el autobús

Detectan las 6 rutas de transporte público más peligrosas; cinco están en Iztapalapa | La Crónica de Hoy

En la Ciudad de México, según reportes del Congreso capitalino, son seis las rutas de transporte público concesionado, de las 2 mil 405 que existen, las más peligrosas, puesto que todos los días se registran asaltos a mano armada. Cinco de ellas cruzan la alcaldía de Iztapalapa: Calzada Ermita Iztapalapa y Periférico Canal de San Juan; Ermita Iztapalapa y Calzada Zaragoza; Calzada Zaragoza y Periférico Canal de San Juan; Francisco del Paso y Circuito Interior y Tepalcates- Ejército Constitucionalista. En tanto que por Gustavo A. Madero está la de Centenario y Martín Carrera.

Cifras del INEGI indican que durante el 2018 se registraron 4 mil 257 delitos consumados y en grado de tentativa tanto en el transporte público individual y como en el colectivo. El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, reveló que ese mismo año la ciudad de México se encontraba entre las 50 ciudades mas violentas y peligrosas del mundo.

Crónica publicó que el pasado jueves 30 de abril, cuatro asaltantes, ametralladora en mano, subieron al autobús donde viajaba José Antonio Dena Álvarez, el Tío Dena, un hombre que estaba en la etapa final de su vida, querido por sus compañeros de la fábrica y reconocido como un hombre que había sabido luchar por su hija, ahora una mujer de 30 años, y su esposa, quien enfermó de cáncer y recibía sus cuidados.

Ese jueves la vida del Tío Dena acabó a causa de una bala de alto calibre que le perforó el pecho. Dena viajaba a las seis de la mañana en el autobús que lo llevaba desde su casa en la colonia Emiliano Zapata, Iztalapalapa —una de las rutas consideradas como peligrosas para los usuarios de transporte público.

El señor optaba por el Exprés para llegar más temprano a su trabajo en la esquina de eje 6 y Rojo Gómez, por donde pasan dos de las rutas consideradas como punto rojo.

Los cuatro asaltantes, armados con metralletas, relataron posteriormente los testigos, subieron al autobús y amagaron a los pasajeros, “Ya valió”, gritaron y sometieron rápidamente a conductor y pasajeros, despojándolos de sus pertenencias. Los ratas iban a abandonar el autobús cuando se escuchó un grito: “No los dejen ir, ya hay que agarrarlos”. Eso bastó para disparar la orden en voz de  uno de los delincuentes: “Dénles en su madre para que se callen”. Y sí, dispararon las metralletas. Un alcanzó la mano de un pasajero. Otra más, avanzó hasta el fondo del camión e impactó al Tío Dena. Perdió la vida. 

El diputado perredista, Víctor Hugo Lobo Román propuso instalar cámaras de vigilancia conectadas al Centro de control C5 de la CDMX en todas las unidades del transporte público concesionado que operan en las seis rutas más peligrosas de la ciudad, ya que en los últimos meses el robo en esa modalidad se disparó en 197 por ciento.

El vicecoordinador de la bancada del PRD en el Congreso local indicó que en los últimos 3 años ese tipo de delitos creció de manera desmedida. Durante el 2016 se registraron 531 atracos; en el 2018 creció a mil 412 robos y durante el primer mes de este año se registraron 193, es decir, que de continuar esta tendencia, al cierre del año se habrían cometido más de 2 mil 400 delitos.

Dijo que cada mes se mueven por los diferentes sistemas de transporte público y privado más de 3.8 millones de personas y ello representa un atractivo para los ladrones que han encontrado en este conglomerado de usuarios, un nicho de oportunidad para cometer delitos, toda vez que la seguridad es mínima y los viajeros prácticamente se encuentran a merced de los delincuentes. “Viajar en un microbús de una ruta peligrosa es prácticamente arriesgarse a perder la vida”.

Asimismo recordó que en muchas rutas del estado de México e incluso de esta ciudad, algunas unidades del transporte ya cuentan con cámara de vigilancia, pero son muy poco útiles, pues al no estar enlazadas con un control de mando para monitorear en tiempo real y rastrear su ubicación es muy difícil inhibir el delito y capturar a los ladrones

“Los usuarios no sólo recibirían un beneficio en cuanto a tiempo de traslado, más aún, se sentirían acompañados en su trayecto al saber que la unidad en la que viajan es rastreada y monitoreada a través de las cámaras de video vigilancia de la Secretaria de Movilidad de la CDMX”, indicó el legislador.

Asimismo, agregó que la incorporación de tecnología a las unidades del trasporte como cámaras de vigilancia, botones de pánico y GPS deberá forma parte de un nuevo modelo de movilidad que se enfoca en poner un alto a quienes atentan contra la seguridad de los pasajeros, así como propiciar un servicio moderno que fortalezca la conectividad, la competitividad y la calidad del servicio en beneficio de los usuarios.

Agregó que con ese mecanismo de monitoreo se podrá detectar a las unidades que no cumplen con las especificaciones del servicio como circular con las luces interiores apagadas, circular a exceso de velocidad, operar con el sonido a alto volumen y en el mayor de los casos rastrear y detener a los delincuentes.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -