Mundo


Dictadura militar birmana promete elecciones, pronto o… en dos años

El general Min Aung Hlaing, investido este domingo como primer ministro interino, dijo que llamarán a las urnas cuando existan las “condiciones” adecuadas, pero como máximo en agosto de 2023.

Dictadura militar birmana promete elecciones, pronto o… en dos años | La Crónica de Hoy

El dictador birmano, general Min Aung Hlaing, durante un desfile militar en marzo pasado (EFE).

Cuando se cumplen seis meses desde su toma del poder en Birmania con un golpe de Estado, el general Min Aung Hlaing se comprometió este domingo a restablecer un sistema democrático en el país cuando se estabilice la situación, con agosto de 2023 como fecha límite para su permanencia en el poder.

"Garantizo el establecimiento de una unión basada en la democracia y el federalismo", afirmó durante un discurso en la televisión estatal MRTV, cuando se cumplen seis meses del golpe de Estado con el que se alzó al poder y que supuso el encarcelamiento de varios líderes políticos, incluida la nobel de la paz y jefa del Gobierno civil, Aung San Suu Kyi.

El líder militar, que en febrero se había comprometido a convocar elecciones en el plazo de un año, puso como condición para celebrar los comicios la estabilización del país, con agosto de 2023 como fecha límite, al no poder mantener por más tiempo el estado de emergencia, según su interpretación de la Constitución.

De agotarse ese plazo, el general Hlaing, nombrado este domingo primer ministro de un gobierno interino por el Consejo de Administración Estatal (nombre oficial de la junta militar), permanecería dos años y medio en el poder en total.

"Tenemos que crear las condiciones para celebrar unas elecciones generales justas y plurales. Tenemos que prepararnos. Me comprometo a convocar unas elecciones multipartidistas sin falta", subrayó.

En este sentido, destacó que "unas elecciones libres y justas son el sustento vital de una democracia multipartitita" y reconoció que "es de mucha mayor importancia para un país donde una democracia naciente está siendo restaurada".

FRAUDE ELECTORAL

Los militares justificaron el levantamiento, que acabó con un proceso democrático que ellos habían diseñado un década antes, por un supuesto fraude electoral en las elecciones de noviembre en las que el partido de Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), arrasó como había hecho en 2015.

El general Hlaing pasó buena parte de su discurso de 50 minutos justificando esa decisión por supuestas irregularidades cometidas por la LND, a la que acusó de querer imponer "una autocracia de partido único" y de cometer "abusos" en su ejercicio del poder ejecutivo.

Los militares birmanos no han logrado presentar ninguna prueba que demuestre ese supuesto fraude, y la comunidad internacional da por hecho que no existieron tales irregularidades.

Comentarios:

Destacado:

+ -